Cita clave en el Concejo con la crisis del transporte en agenda

El último lunes de 2009 encontrará al Concejo Municipal como epicentro de una reunión multisectorial para analizar la crisis en el transporte urbano de pasajeros de Rosario, instancia que encuentra al oficialismo y a la oposición inmersos en un áspero debate.
   Al encuentro de mañana fueron citados funcionarios municipales, concejales, titulares de las concesionarias de colectivos, directivos del Ente del Transporte de Rosario (ETR) y dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Rosario, gremio que agrupa a los choferes.

   Días atrás, al conocerse la convocatoria multisectorial, la Secretaría de Servicios Públicos municipal ratificó que buscará en febrero próximo un salvavidas para los ómnibus frente a la caída estacional de pasajeros durante el verano, el desfasaje de 50 centavos entre el precio del boleto y el costo real por viaje y el severo déficit estructural del transporte.

   La propuesta de elevar el boleto a 1,80 peso como mecanismo para equilibrar las cuentas sin que caiga tanto la demanda de pasajeros será uno de los temas a tratar durante el encuentro. Aunque buscarán alternativas.

   A las autoridades también les preocupa el pago de los aguinaldos a los conductores y la escasez de subsidios nacionales al transporte del interior. Es que, de no llegar el auxilio desde la Casa Rosada, no habrá otra alternativa que retocar la tarifa al menos 20 centavos.

   En ese sentido, el propio intendente Miguel Lifschitz confió la semana pasada en lograr una mejora en los subsidios y consideró que sólo es una "decisión política".

Lo que viene. Con todos estos elementos en mano, el oficialismo buscará consensos dentro del nuevo mapa político del Palacio Vasallo, donde el socialismo no descarta convocar a sesiones extraordinarias en febrero para abordar la problemática.

   Tras la reciente aprobación en el Concejo de la capitalización en 11.500.000 pesos de la empresa La Mixta, el secretario de Servicios Públicos municipal, Gustavo Leone, apuntó a algunos referentes opositores, a los que les exigió "ponerse los pantalones largos" frente a la crisis que sacude a la prestación.

   Casi al mismo tiempo, doce de los 35 accionistas originales de La Mixta ratificaron su voluntad de reintegrar y aumentar el capital social de la concesionaria que, junto al municipio, gerencia nueve líneas de colectivos.

   De este modo, el Palacio de los Leones amplió por encima del 60 por ciento su participación en la firma, mientras espera los pasos a seguir de un nuevo operador particular de transporte interesado en esta experiencia de gestión público-privada, que podría integrar recursos (fundamentalmente coches).

   No obstante, los concejales que integran el arco opositor salieron a reclamar la reformulación de todo el sistema de transporte con el objetivo de que el municipio no siga perdiendo dinero.

   También ofertaron la fusión de empresas para eliminar cargos gerenciales, la creación de un fondo compensador que se sostenga en un 40 por ciento con recursos que no dependan de las variables del sistema y la conformación de asociaciones para adquirir insumos, combustible y neumáticos a un precio más competitivo.

   La jugada opositora tomó impulso luego de que el municipio anunciara un nuevo llamado a licitación para la explotación de las ocho líneas que administraba la empresa Las Delicias, cuya concesión caducó hace casi un año.

Comentá la nota