Cita con Brasil para pasarse facturas

La Argentina y Brasil se sentarán esta semana a pasarse facturas. No es que haya habido explosiones, ni crisis, pero los funcionarios de los dos países deberán juntarse para intentar destrabar los conflictos que generan las licencias no automáticas, que requieren autorización, y que rigen el comercio bilateral.
El secretario de Comercio Internacional, Alfredo Chiaradía, destacó, sin embargo, que la reunión se producirá en un momento de buen clima. "Estamos trabajando para el encuentro, que además se producirá en un clima mucho mejor al que había meses atrás, con camiones varados en la frontera y diferentes reclamos", aseguró. Aunque admitió: "Se va, por supuesto, con reclamos de ambas partes, pero esto es normal".

Las reuniones empiezan el jueves. Los dos países juntarán en Buenos Aires a sus ministros de Relaciones Exteriores, Economía y Producción. Pocos días atrás, unas 21 cámaras empresarias y sindicales apoyaron ante la ministra de Industria y Turismo, Débora Giorgi, las medidas que protegen a sus sectores de las importaciones de Brasil. El jefe de la Unión Industrial Argentina, Juan Lascurain, aprovechó para aplaudir el mecanismo de licencias no automáticas y, de paso, pidió que se extienda a algunos sectores.

Giorgi, por su parte, destacó que los dos países están entregando las licencias sin grandes demoras pero adelantó que hay sectores argentinos que sufren trabas, como la industria del film biorientado (usado para embalar alimentos) y la de los aerosoles.

La delegación brasileña, encabezada por Celso Amorin, traerá las valijas bien llenas con las presiones de los empresarios de su país. En ese contexto es que los funcionarios tendrán dos días de reuniones, de discusiones, de dar y recibir. Para abrir un año en el que se prevé que las dos economías crezcan, ya sin las ataduras de la crisis financiera internacional.

El encuentro, además, será la antesala de la primera cumbre presidencial que se concretaría en marzo y sería la primera de un total de cuatro que habrá en 2010, según el mecanismo adoptado por los dos países para examinar la marcha de la relación comercial.

Comentá la nota