Cisjordania no tortura a los presos de Hamás

La organización islámica radical y el premier palestino Salam Fayyad confirmaron que los maltratos son cosa del pasado. El cambio de política ayuda a Barack Obama.
Con el propósito de asegurar que el futuro Estado palestino "se levante sobre los cimientos correctos", y en una medida que complace al presidente norteamericano Barack Obama, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) puso fin a casi tres años de abusos sistemáticos contra detenidos del partido radical Hamás y ordenó el fin de las prácticas de tortura en las prisiones de Cisjordania. Miembros de la ONG Al Haq y de la Comisión Palestina Independiente para los Derechos Humanos, que recorrieron las celdas recientemente, habían recogido testimonios sobre sesiones de interrogatorio a fuerza de golpes y otros castigos físicos que los guardias aplicaban sobre los prisioneros. Pero todo cesó en octubre, según confirmó la dirección de Hamás en la ciudad de Ramalá y el primer ministro de la ANP, Salam Fayyad.

"La tortura terminó después de que se publicaron varios artículos en la prensa extranjera, y después de que varias organizaciones pro derechos humanos amenazaron con enjuiciar a funcionarios de la ANP", pudo decir Mahmoud Ramahi, uno de los líderes de Hamás en Cisjordania.

El premier Fayyad declaró que ha sido "un cambio para mejor", que asegura un comienzo "en limpio" para el Estado palestino. Informó de que 43 guardias carcelarios fueron procesados o expulsados de las fuerzas de seguridad por haber torturado a detenidos bajo una "fallida cultura de la venganza". Por su parte, las organizaciones de derechos humanos argumentan que fueron sus denuncias lo que puso de relieve la tortura y que la ANP actuó para evitarle un problema al gobierno del presidente norteamericano Barack Obama, que rechaza la tortura y que ha enviado asesores para entrenar a las fuerzas de seguridad del presidente palestino Mahmud Abás.

Los maltratos contra detenidos de Hamás comenzaron en 2007, después de que las milicias del partido radical tomaron el control de la Franja de Gaza por la fuerza y desbancaron a las autoridades de la ANP, pertenecientes en su mayoría al partido Al Fatah, de Abás. Desde entonces, unos 4.000 miembros de Hamás han sido detenidos en Cisjordania y al menos 500 continúan tras las rejas. En Gaza, la situación es inversa y hay decenas de relatos de tortura contra detenidos de Al Fatah.

En 2009, la mediación de Egipto no logró acercar a las partes en un acuerdo de reconciliación, debido a que Hamás exige que el texto contenga sus postulados de no reconocimiento del Estado de Israel, entre otros puntos. Ante la situación de división y la imposibilidad de organizar las elecciones generales palestinas previstas para este mes en la Franja de Gaza, la ANP decidió suspender los comicios y está pendiente una reunión de la Asamblea palestina, que debe extender el mandato del presidente Abás, quien ya ha advertido públicamente que no será candidato a un nuevo mandato.

Sólo rosas y claveles salen de Gaza

El viceministro israelí de Exteriores, Danny Ayalon, defendió la ofensiva de hace un año en Gaza, en la que murieron unos 1.400 palestinos, en su mayoría civiles, porque, en sus palabras, redujo los ataques con cohetes desde la Franja. Israel dio luz verde a la salida de frutillas y de un camión con rosas y claveles, en una excepción al bloqueo económico que ejerce sobre Gaza desde hace tres años y medio, y permitirá su salida para esta temporada, que concluye en mayo.

Comentá la nota