Cisis internacional tendrá mayor impacto en el sector forestal en 2009

Decaerá la producción maderera por una baja aún mayor de la demanda. Al estancarse el aserrado, habrá menos cosecha y consecuencia de esto menores fondos para forestar. Es la apreciación que dio a La Mañana el presidente de la Asocación Forestal del Nordeste, AFOANea, Rubén Kolln.
Si bien en este 2008 se considera una caída notable de demanda en el sector maderero, según las estimaciones de Rubén Kolln el sector forestal en su cadena de producción hará eclosión en 2000 consecuencia de la crisis financiera internacional. El presidente de AFOANea precisó “esta crisis sin dudas tendrá un mayor impacto el año venidero”.

Y pasó a dar explicación en torno de esa visión pesimista para el sector forestal hacia futuro. Dejó en claro desde un principio que es necesario dividir la cadena productiva de la madera en: actividad primaria, que es la forestación; y secundaria que incluye la transformación y tiene dos etapas: mecánica y química.

En la actualidad y hace dos año atrás, en el sector mecánico comenzó a percibirse una retracción en la producción. Consecuencia de la disminución en la demanda por la crisis inmobiliaria en los Estados Unidos, principal país importador de las maderas argentinas. Sin embargo, como en lo local se vivía un contexto de crecimiento, se trasladó parte de ese consumo al mercado interno.

La eclosión se da ahora por una economía globalizada, ya que al retraerse la economía del gran país del norte, Argentina atraviesa un panorama de estancamiento, con merma en las industrias y una notable caída en el sector de la construcción. Sin dudas eso se deriva al sector forestal al bajar la utilización de madera.

Kolln explicó en ese aspecto “todos somos productores de comodities –manifactura para la exportación- entonces no hay posibilidad de enfrentar la crisis poniéndonos en un nicho de mercado. Algunos lo pueden hacer, pero son muy pocos” dijo refiriéndose al contexto crítico mundial, ya que al mermar la demanda el maderero se queda sin mercado para colocar su producción.

En ese sentido comentó que intentaron abrirse a otros importadores, tales los casos de países del continente asiático, sudafricano, europeo, pero justo cuando comenzaron a generar las relaciones comerciales surgió esta crisis internacional y afecta a todo el mundo al vivirse una economía globalizada.

Por lo tanto al ser generadores de un producto que es considerado masivo, los precios dependen de las condiciones de mercado. Al retraerse la demanda, surge una mayor oferta. Y cuando ocurre eso sin dudas los costos caen en la medida en que haya mayor competencia por colocar el producto para poder subsistir en el rubro.

La situación es grave. Según indicó el presidente de AFOANea a la periodista Cristina Vicentin nunca antes el precio había tocado un piso como se está viendo ahora. La tonelada de madera manufacturada redujo el costo en un 30% y en ciertos casos llega al 50%, en comparación con el año 2006. Y pese a que en algunos casos en el mercado interno se mantuvo, no alcanza para satisfacer la mayor oferta que hay en el sector.

“Es un problema de economía en cascada: no se puede aserrar, por lo tanto habrá menos cosecha. Y si hay menos cosecha habrá menos fondos para plantar el año que viene” graficó el titular de AFOANea, órgano que se reunió días pasados para tener un conocimiento cercano de cómo afecta al sector la crisis financiera internacional.

También a nivel país hubo un encuentro en el marco de la Asociación Forestal Argentina (AFOANea), donde se analizaron los contratos comerciales convenidos antes de la crisis. “En algunos casos se cumplen y en otros no” dijo Kolln en torno al tema. Lo cual da la pauta de la rescisión de algunos luego de la caída de las bolsas del mundo y la intervención de los países capitalistas para sostener sus economías locales.

Pese a todo, con su presunción, Kolln avizora que el panorama será pero en 2009 para la cadena productiva en el sector forestal, contrario a lo que dicen otros referentes. Señalan caída de un 75% de la demanda internacional, producción en promedio que no supera el 50%, precios bajos y estancamiento de la actividad comercial que repercute en escasas ventas en el mercado interno.

Comentá la nota