Cirielli dijo que Jaime es "una persona corrupta"

Dura acusación del ex segundo de Transporte
Ricardo Jaime, el polémico y denunciado ex funcionario, "es una persona corrupta" que, si la Argentina fuera "un país serio, debería estar preso". Así lo sospecha su ex número dos en la Secretaría de Transporte, Ricardo Cirielli, quien afirmó que su superior "siempre estuvo haciendo cosas al filo de la legalidad".

"El [por Jaime] me ha propuesto pedirle dinero a una compañía a cambio de una autorización", recordó Cirielli durante una entrevista que concedió anoche al programa La cornisa, de Luis Majul. El entonces subsecretario de Transporte Aerocomercial reconoció que su acusación es difícil de probar, pero que la presunta oferta delictiva ocurrió tal como lo relató. "Yo le decía: «Si querés pedirle, pedile vos»."

Bajo el mando de Jaime, la Secretaría de Transporte se convirtió en un ámbito en el que era habitual, según Cirielli, pedirles dinero a las empresas extranjeras, ejemplificó, "a cambio de [destrabarles] autorizaciones como para ingresar al país, para empezar a volar [o pasarlos] de vuelos no regulares a vuelos regulares".

Cirielli citó el ejemplo de la empresa española Air Europa como un caso significativo de la presunta operatoria ilícita que impuso Jaime en su área. La compañía deseaba comprar la firma local Safe Flight, pero la operación se frustró. Y agregó: "[Jaime] en represalia porque una empresa privada no compró a la otra, le canceló los vuelos".

Una de las firmas involucradas en aquella fallida operación, Safe Flight, pertenecía a un referente del sector del transporte con notables vínculos con Jaime, Claudio Cirigliano, quien acumula otros señalamientos públicos por supuestos actos de corrupción y otros eventuales delitos.

La semana pasada, el ex director gerente de Asuntos Públicos de Aerolíneas Argentinas y de Austral mientras ambas pertenecieron al grupo español Marsans, Jorge Molina, los acusó de mantener supuestos vínculos delictivos con Jaime.

Molina los conoce bien a los hermanos Claudio y Mario Cirigliano. Trabajó para ellos durante ocho años en Trenes de Buenos Aires (TBA).

Comentá la nota