La Circunvalación sigue a media luz

Con la suba en peajes de la RAC, la empresa debía iluminar y proteger toda la avenida. Sólo se hizo en un tramo de 5 km.
No hay caso, la turbulenta relación que desde la devaluación mantienen el Gobierno provincial y la empresa concesionaria de la Red de Accesos a Córdoba (RAC) no logra encaminarse. Ahora, los desencuentros son padecidos por los cordobeses que utilizan la avenida Circunvalación, ya que las prometidas obras de iluminación y protección integral siguen "en la banquina".

Cuando en diciembre pasado, el Ejecutivo avaló un incremento en las tarifas que se cobran en los nueve peajes de la RAC (ver Pagando), como contraprestación, le exigió a Caminos de las Sierras (la empresa propiedad de la italiana Impregilo) una serie de obras en los 35 km que ya están terminados de la avenida que circunda la capital. "El concesionario deberá asumir, como condición de vigencia del nuevo sistema tarifario, la obligación de realizar las obras de iluminación integral de la Circunvalación y de colocación de barandas metálicas en la totalidad de las zonas externas de cada calzada…". En esos términos, en diciembre de 2008, se aprobó, tras una audiencia pública, el incremento.

Tres meses después, en diálogo con Día a Día, el mismo gobernador confirmaba la exigencia. Hablaba de "las preocupaciones de los automovilistas" porque por la noche "la Circunvalación se convierte en una verdadera boca de lobo". Y explicaba: "Si iba a haber un incremento en el peaje, que estaba desactualizado, la primera condición fue que se iluminara y se protegiera con guardarrails todo lo que ya está terminado desde hace años".

Asimismo, el propio ministro de Obras Públicas, Hugo Testa, detallaba que se haría "un sistema de iluminación completo, con mejoras en todos los guardarrails externos para evitar el acceso desde las colectoras, demarcación horizontal y vertical, pintura y obras en los accesos".

Ni bichitos de luz. Sin embargo, nueve meses después de que la empresa comenzó a facturar un 56 por ciento más que el año pasado, las obras son mínimas. Según pudo constatar este diario, sólo se han iluminado completamente 5 km, sobre un total de 35. "Terminamos con fondos propios el tramo que une la Ruta 20 con la avenida Colón (a la altura del Tropezón), pero no está previsto en lo que resta del año agregar más luminarias ni guardarrails, más allá de lo que corresponda a mantenimiento y rehabilitación", indicaron desde la empresa, al tiempo que agregaron que todo "está en el marco de la negociación del contrato que se está llevando a cabo con la Provincia" (ver Por segunda...).

Por otra parte, y ante denuncias del gremio que agrupa a los empleados, la firma negó que haya desinversión.

Yo te avisé. Desde el Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep) indicaron que ya habían advertido al Gobierno sobre la inviabilidad de que las obras prometidas pudiesen realizarse este año. En la resolución 4210, el organismo de control puntualizaba que para que la firma cumpliera, "deberán disponerse de los mecanismos complementarios de financiamiento". Es que según un informe de la Unidad de Costos del ente, a Caminos le quedará en 2009 un excedente de 3,9 millones de pesos, lejos de los 40 millones que, según el propio Ersep, hacen falta para iluminar y poner guardarrails en todo el arco terminado.

Siempre de acuerdo al ente de control, el año que viene, cuando el peaje vuelva a subir, Caminos tendrá un "sobrante" (43 millones) que le alcanzará para las obras.

Por segunda vez se posterga un nuevo contrato

La Provincia y representantes de Impregilo (la propietaria de la mayoría accionaria de Caminos de las Sierras) están negociando la letra chica de un nuevo contrato. Las variables son muchas: continuidad (o no) de la firma italiana en la concesión, obras, más tarifa y suspensión (o no) del juicio que Impregilo le inició al país en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), del Banco Mundial. En ese marco, la negociación, que vencía el próximo 15 de octubre, volverá a postergarse (ya se había aplazado en agosto). "El Gobierno nos pidió que ahora esperemos dos meses más", dijeron a este diario desde Caminos. Desde el Ministerio de Obras Públicas prefirieron un "ni" como respuesta.

Comentá la nota