Un círculo que aún esta lejos de ser virtuoso

Por Hernán de Goñi

El ingreso de dólares a la economía se transformó en un indicador positivo. Sobre todo después de que se fugaran u$s 38.000 millones por efecto de la crisis financiera y la estatización de las AFJP. El retorno de estos capitales es la señal de que el cambio de tendencia es posible. Hay un círculo que por ahora es virtuoso, pero todavía no tiene cimientos sólidos.

La búsqueda de rentabilidad que hoy tienen los inversores permitió que los activos argentinos recuperen su brillo, pero no hay que confundir este apetito al riesgo por una convalidación lineal de los pasos que ha dado el Gobierno en materia económica. Hay una opinión favorable sobre el deseo de volver a los mercados de deuda, porque los agentes económicos saben que esa condición obliga a fijar políticas más sanas.

Los entes encargados de regular el sistema financiero y la AFIP hoy están poniendo bajo la lupa la forma en que se está volcando este flujo de divisas provenientes del exterior. Está claro que no deben avalar mecanismos que se hagan al margen de la ley, pero a la vez tienen que ser cuidadosos con la débil arquitectura del mercado de capitales local. El contralor debe darse sobre reglas predecibles, para evitar que el sistema otra vez se quede sin los fondos que le dan vida.

Comentá la nota