Cinco provincias reclaman a Cammesa una revisión de costos eléctricos

Son Formosa, La Rioja, Catamarca, Corrientes y Santa Fe. Las tarifas aumentaron tras el quite de subsidios nacionales a la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista.
Representantes de empresas distribuidoras de energía de cinco provincias, kirchneristas y no kirchneristas, reclamaron ante Cammesa una revisión “al menos parcial” de los aumentos en el costo de la electricidad impuestos por la Secretaría de Energía de la Nación, y que como consecuencia generaron subas en las tarifas que pagan los usuarios, como el caso de los clientes de la DPEC en Corrientes, indica el diario correntino larepública.com

Se trata de una instancia de negociación que abrieron el jueves pasado los representantes de las empresas distribuidoras de luz de todo el país en una audiencia con los directivos de Cammesa, la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista, y que a su vez son funcionarios de la Secretaría de Energía, a cargo de Daniel Cameron.

Las provincias que plantearon sus reclamos con el objetivo de evitar altos incrementos en las tarifas de sus usuarios, fueron las kirchneristas Formosa y La Rioja; las cobistas Catamarca y Corrientes y Santa Fe, gobernada por el socialista Hermes Binner.

Aún no hay respuestas de Cammesa porque las audiencias continuarán el jueves y posiblemente ese día se disponga prolongar la ronda de diálogo, para escuchar a otras provincias, en el caso de que la Nación tenga intenciones de seguir recibiendo los planteos del interior del país.

Fuentes de la Secretaría de Energía de la Nación, precisaron en contacto telefónico con La República que las cinco provincias que se quejaron de los altos costos que les impuso Cammesa, propusieron que al menos se revise parcialmente el cuadro de situación.

Por ejemplo, que durante los meses más calurosos del año, cuando se incrementa la demanda eléctrica, se eleve de 1.000 a 1.400 kilovoltios el piso de consumo mensual a partir del cual se fija las subas tarifarias.

En verdad, las provincias saben que el gobierno de Cristina Kirchner no dará marcha atrás con la resolución de la Secretaría de Energía que desde octubre de 2008 quitó los subsidios que el Estado nacional otorgaba a las proveedoras y transportadoras de energía.

También se dialogó para que se contemplen en todo el país los casos de aquellos usuarios de menores recursos que en determinadas condiciones se ven obligadas a consumir más de 1.000 kilovoltios mensuales.

Son aquellas personas que, por ejemplo, deben tener en sus hogares equipos médicos por problemas de salud y que necesitan la electricidad para mantenerlos en marcha por tiempo indeterminado.

Esta situación, en rigor de verdad, ya es atendida por la DPEC en el marco de la tarifa social que, si bien tiene un techo de consumo de 500 kilovoltios a 30 pesos, también incluye a las personas que usan más energía por problemas de salud.

Según agencias periodísticas de Buenos Aires, el encuentro “fue positivo” porque al menos las provincias fueron escuchadas, aunque aún no se puede determinar cuál será la respuesta final que le dará Cammesa a las empresas que deben comprar la energía para distribuirlas entre sus clientes.

Se estima que los planteos recibidos por Cammesa serán revisados por los funcionarios del Ministerio de Planificación Federal, a cargo de Julio De Vido, y deberán contar con una autorización política para promover cambios en los costos de la energía

Comentá la nota