Ya son cinco los muertos por las inundaciones en el Litoral

Seis días consecutivos de lluvia en la región dejaron como lamentable saldo cinco muertos. Crece la preocupación por las enfermedades que el temporal traería aparejadas, especialmente casos de dengue. Ya son más de 10.000 los evacuados
Una de las ciudades más afectadas por el fenómeno es la Concordia, en Entre Ríos, 430 kilómetros al norte de Buenos Aires, donde varios barrios quedaron anegados, con presencia de más de dos metros de agua en algunas zonas.

Allí hay unos seis mil evacuados, mientras que en el resto de Entre Ríos hay otras mil personas que debieron abandonar sus viviendas.

Ayer por la mañana, las lluvias volvieron a sorprender a la gente, con caída de unos 120 milímetros en cuestión de minutos, tanto en Resistencia, Chaco, como en varias ciudades de Corrientes, Entre Ríos e incluso en el sur de la provincia de Córdoba, distrito en el que también se registró la caída de granizo.

Respecto de la muerte producida ayer, la quinta desde que el temporal comenzó a azotar la región, se trata de un motociclista de 30 años, de la ciudad de Corrientes, quien quedó a merced del viento y la lluvia mientras circulaba por la avenida Maipú, casi ruta 12, en inmediaciones al acceso al barrio Santa Margarita.

El hombre perdió el control del rodado, cayó y murió, convirtiéndose así en la segunda víctima de Corrientes a causa de las inclemencias climáticas, luego de que en la semana una niña de siete años perdiera la vida en Goya, al desplomarse la casa en la que vivía junto a su familia.

Las otras tres víctimas del total de cinco son de Chaco, todas, fallecidas al ahogarse en canales de riego.

La situación es "crítica", aseguraron funcionarios de Defensa Civil, tanto de Chaco como de Corrientes, porque "el escurrimiento de las aguas es muy lento".

En la ciudad de Corrientes, fuentes municipales informaron que además de los 90 milímetros de agua caída hubo fuertes ráfagas de viento, que provocaron la voladura de al menos 60 árboles y de decenas de techos en casas de diversos barrios, muchos de los cuales se quedaron sin luz.

En Chaco, la tormenta que se abatió ayer dejó un saldo de 120 milímetros de agua caída en cuestión de horas, con anegamientos en las calles de la capital provincial y de localidades del interior.

Fuentes policiales indicaron que hasta el momento no se registraron denuncias por daños materiales y humanos como consecuencia de esta tormenta, que es la tercera de grandes consideraciones en poco más de una semana, ya que el viernes 20 cayeron 140 milímetros y el martes 24 pasado más de 130 en razón de cinco horas.

En Chaco el número de personas que espera poder volver a sus hogares es de 2.600.

En este contexto, el pronóstico para la región es poco alentador, ya que desde el Servicio Meteorológico anticiparon que hasta el lunes por la tarde continuarán las condiciones de nubosidad variable con probables chaparrones y tormentas aisladas en toda la zona.

En Entre Ríos, el ministro de Salud y Acción Social, Ángel Giano, destacó la labor que los equipos de salud vienen realizando y dijo que la prioridad es la atención de los casi seis mil evacuados de Concordia.

"En cada centro de evacuados, escuela o refugio, hay un médico comunitario responsable y promotores de salud y agentes sanitarios que controlan el estado de salud y realizan la vigilancia epidemiológica", informó.

Detalló que se efectúan "dos rondas sanitarias por día con atención médica, controles, y suministro de vacunas y medicamentos para la prevención de enfermedades causadas por este tipo de emergencia".

Indicó además que "se está implementando acciones para cuando los afectados vuelvan a sus casas, y la campaña de prevención del dengue".

Comentá la nota