Cinco listas buscan conducir el Colegio de Abogados

Este viernes, 7 de agosto, se elegirá la nueva conducción del Colegio de Abogados de Córdoba y son cinco las listas anotadas para las elecciones. Dos de los candidatos a la presidencia (por las listas Blanca y Azul) integran la actual comisión directiva que encabeza Jorge Curtó.
Los comicios generaron gran atención a partir de la importancia que tiene la entidad para la vida institucional de la provincia de Córdoba.

Las tres preguntas

1. ¿Cuál es su opinión sobre la polémica entablada en torno al Consejo de la Magistratura?

2. ¿Qué piensa sobre la mora judicial en la resolución de las causas en los diferentes fueros?

3. Ante las críticas que existen por los tribunales saturados de causas, ¿qué propuestas tiene para que esto cambie?

Luis Reinaudi - Lista Blanca (Nº 7)

"La mora del TSJ es intolerable"

1. Hoy la discusión es tramposa. El Gobierno pretende mantener un Consejo mutilado, que avasalla la independencia de la Justicia. Desde otros sectores se aspira tímidamente a restaurar la ley anterior, que ya desvirtuaba la norma constitucional que debemos defender a ultranza: un Consejo con equilibrio de sectores y sin preponderancia del poder político, que garantice independencia, imparcialidad e idoneidad en la Justicia.

2. Si la Justicia es tardía no es Justicia. La mora intolerable del Tribunal Superior es el paradigma de la injusticia y constituye el espejo en el que se miran los tribunales inferiores. Por caso, no sorprende que en Córdoba existan causas sin resolución con más de 10 años de antigüedad. Vamos a exigir y vigilar la normalización de la administración de justicia a su principal responsable, que es el Tribunal Superior, con quien el actual colegio mantiene una tolerancia irritante.

3. Debe existir una amplia y profunda reforma judicial que deben liderar los abogados para reemplazar el expediente kafkiano por trámites que permitan resoluciones justas en tiempo oportuno. Es un problema endémico.

María Cristina Curtino - Lista Azul (Nº 3)

"La Justicia como política de Estado"

1. El Consejo de la Magistratura de la Nación no funciona. Se ha convertido hoy en un órgano funcional al poder político, con total desequilibrio en su integración por estamentos, con una representación política sobredimensionada, y sin abogados en la Comisión de Selección. Este cuerpo, signado por la discrecionalidad, desnaturaliza por completo el fin que se tuvo en cuenta en la reforma de 1994 que ordenó su constitución.

2. En respuesta a un pedido del Colegio de Abogados de Córdoba, el STJ informó la mora del alto cuerpo, difundiendo las estadísticas judiciales y la fijación de estándares de productividad a fin de reducir los plazos de resolución de los procesos. El principio de doble instancia establecido por el Pacto de San José de Costa Rica debería hacerse efectivo en los tribunales inferiores, y restringirse la vía de los recursos extraordinarios a supuestos verdaderamente excepcionales.

3. Hay una necesidad imperiosa de crear un número importante de juzgados, cámaras, fiscalías, asesorías y organismos técnicos en todos los fueros. Esto supone la reformulación de una política de Estado en torno a la administración de justicia.

Alfredo Aguirre - Lista Roja (Nº 10)

"Falta planificar hacia el futuro"

1. Creemos en la necesidad de modificar la composición actual del Consejo de la Magistratura, pero estamos convencidos que debe darse el debate necesario que involucre a todos los actores. Es necesario evitar que dicha institución noble caiga en el descrédito. En orden a ello la mejor opción para imparcializar dicho órgano es la de equiparar en número a los estamentos técnicos, considerando esencial y sumamente importante el aporte de los abogados.

2 y 3. La lentitud de la Justicia no implica necesariamente su mora.Esto es producto de la falta de una política clara y definida. El servicio de Justicia no está en concordancia a las necesidades sociales. Como ejemplo, hay cuatro juzgados de Familia para una población de 1.500.000 de habitantes. Además, está la construcción de un edificio para el mismo fuero, en el que no se previno el desarrollo ni la expansión en la demanda del servicio, a tal punto que ante la creación de los juzgados de Violencia Familiar, los jueces nombrados comparten los despachos y espacios con los demás, lo que demuestra una falta de planificación estratégica a futuro. La mora no se soluciona denunciándola.

César Tejerina - Lista Verde (Nº 8)

"Reestructurar el Poder Judicial"

1. Consideramos que esta cuestión merece un análisis más profundo que exceda el mero posicionamiento ante el color político de turno. Ese análisis debe permitir el real y efectivo funcionamiento de este órgano. La trascendencia de este cuerpo, que constituyó un logro incuestionable de la reforma constitucional de 1994, merece un serio e inteligente análisis para lo cual propiciamos un amplio debate de los colegiados para que se expidan sobre el tema.

2. Hay que desplegar políticas activas para remediar esta problemática que afecta gravemente el servicio de justicia, y que repercute de manera directa en los colegiados y en la sociedad. El Colegio debe diseñar una política legislativa tendiente a resolver la cuestión. Entre otras cosas participar en la constitución del presupuesto del poder judicial, persiguiendo que la afectación de recursos beneficie a los fueros más perjudicados.

3. Las crisis sociales y económicas que padece nuestro país, de manera directa aumenta aritméticamente la litigiosidad, para lo cual se debe reestructurar el Poder Judicial. Por ello exigiremos la creación de nuevas sedes judiciales, nombramiento de jueces y personal.

Miguel Vaca Narvaja - Lista Celeste (Nº 1)

Emergencia para resolver juicios

1. En cuanto a la polémica entablada entre la corporación judicial y el Gobierno por el control del Consejo de la Magistratura, tenemos en claro que se trata de una lucha de poder. Toda corporación genera anticuerpos, y tiende a la hegemonía. Los representantes de los magistrados pretenden tener ellos mismos el control tanto de las designaciones, como de las remociones del Poder que integran. Esto es inadmisible, y no creemos que sea el pensamiento de muchos magistrados que difícilmente encuentren justificable semejante propuesta. Es evidente que deben existir contrapesos entre los poderes.

2. La mora en el TSJ no encuentra justificativos racionales. Los fallos demoran años. Proponemos se declare un plan de emergencia para poner al día los juicios que esperan resolución en el Tribunal Superior. Justicia lenta no es justicia.

3. En los últimos 30 años, la población de Córdoba se ha duplicado y los servicios apenas han sido modificados para enfrentar este fenómeno demográfico. Pero en la Justicia, como en varios ámbitos de la administración, la planificación y la previsión parecen ser malas palabras.

Comentá la nota