Cinco mil familias serán beneficiadas con la tercera etapa del Prosap .

Con la firma del convenio correspondiente realizada el miércoles en el Centro de Convenciones, la provincia y la Secretaría de Agricultura de la Nación acordaron el inicio de la tercera etapa del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), por el cual se completarán cerca de cinco mil nuevas conexiones rurales de electricidad, en un plazo de 18 meses.
El programa, que será coordinado y ejecutado por Electricidad de Misiones Sociedad Anónima (EMSA), contempla la inversión de 60 millones de pesos para los componentes de obra que se desarrollarán en toda la geografía provincial, con el fin de sumar a estas cinco mil familias al espectro de ciudadanos con acceso a la energía eléctrica como clara política de inclusión social, según destacó el secretario de Agricultura Carlos Cheppi.

Electricidad de Misiones ya ejecutó unas 1.450 conexiones rurales durante 2008, con fondos propios, en tanto el Prosap cuenta con financiamiento del banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial. "Para EMSA es prioridad la ejecución de estas conexiones rurales pese a que son obras de difícil recupero, pero con gran significación social porque realmente cambian la vida de los vecinos de las chacras, picadas y colonias", explicó el presidente de EMSA, Héctor López Ricci, quien comprometió todos los esfuerzos técnicos y profesionales de la prestataria para que la ejecución logre los objetivos propuestos.

La Unidad Ejecutora del Proyecto, que tendrá su sede en la empresa eléctrica provincial, se encargará de la coordinación, aportando la logística necesaria, y ejecutando, según corresponda, el llamado a licitación. Una vez iniciadas las obras, realizará la inspección y certificación correspondiente. Además de las obras en sí, el programa se complementa con la capacitación de los vecinos en el uso racional y eficiente de la energía.

Beneficios y mejor calidad de vida

El acceso a la energía eléctrica por parte de los productores asentados en el medio rural, amén de brindar un nuevo panorama para el desenvolvimiento de actividades productivas en el lugar, implica, fundamentalmente, una intensa mejora en las condiciones de vida de la población. El programa busca ser un factor retardatario del éxodo rural, que se complementa con otros programas provinciales y nacionales. De los diferentes impactos en la vida cotidiana de las familias rurales (acceder a la televisión o a la radio de modo más económico que apelando a baterías o pilas, disponer de más horas diarias para realizar actividades en el hogar a un menor costo que con iluminación derivada de las fuentes de energía actualmente utilizadas, etc.), el que más sobresale es la posibilidad que tendrán para conservar sus alimentos. La disponibilidad de heladeras y congeladores alimentados con energía eléctrica asegurará a las familias rurales la conservación de los animales faenados para autoconsumo. Por último, cabe señalar que desde el punto de vista productivo, el facilitar el acceso a la energía eléctrica por parte de las familias rurales de Misiones, abre posibilidades de desarrollar nuevas alternativas, como la producción hortícola en invernadero y con riego por goteo, la piscicultura, la citricultura intensiva, etcétera., en todas las cuales las energía eléctrica juega un papel importante. De ese modo, por un lado, se estimulará la reconversión productiva hacia otras actividades distintas de la producción tabacalera, y por el otro, se generará un ambiente propicio para la creación de nuevos puestos de trabajo, los cuales podrán ser satisfechos por la propia mano de obra familiar de los productores beneficiados con la conexión eléctrica, de modo tal que se convierte en otro factor ralentizador del proceso migratorio rural.

Comentá la nota