Cinco ejes guiarán el perfil urbanístico de la ciudad

Entre los principales puntos a resolver acerca de la ocupación territorial de Villa Mercedes se encuentra la excesiva cantidad de sitios baldíos.
Mejorar la relación de la ciudad con el río, configurar una urbe compacta sin terrenos baldíos, conservar el cinturón verde periférico, reglamentar una normativa más fuerte sobre el cuidado del medio ambiente e incentivar el desarrollo económico son los ejes fundamentales que guiarán el perfil urbanístico de Villa Mercedes durante los próximos años, de acuerdo a los resultados obtenidos en el Plan Urbano Ambiental (PUA), programa que se lanzó en mayo del año pasado. En este sentido, el municipio pretende además crear un instituto de desarrollo urbano, que se encargue de gestionar y elaborar proyectos.

Según explicó Sergio Pansa, secretario de Obras Públicas, entre los principales puntos a resolver acerca de la ocupación territorial de la ciudad se encuentran los espacios vacíos, aquellos terrenos distribuidos hacia el interior de la urbe que dispersan y alejan a los pobladores.

“Hoy tenemos una ciudad muy difusa con muchas manzanas y espacios baldíos, tenemos que lograr una ciudad compacta y ocupar esos territorios, buscar la forma de que los dueños de esos terrenos que especulan inmobiliariamente los pongan en venta. Actualmente Villa Mercedes es una ciudad cara en el mercado inmobiliario, porque se ha transformado en un lugar importante en el contexto nacional y los terrenos se han valorizado”, puntualizó el funcionario.

“Muchas veces, el Gobierno de la Provincia para hacer un barrio tiene que comprar terrenos en sectores alejados porque en la ciudad no le venden. Por otro lado, una persona que no tiene acceso a los planes de vivienda social, se quiere hacer una casa y dispone de diez mil pesos para un terreno, debe comprar en las periferias de la ciudad. Por eso el municipio tiene que dejar de tener una actitud pasiva con respecto a eso, se pueden utilizar estrategias por vía impositiva para que les salga más caro mantener el terreno que venderlo. El ser humano tiene derecho a la ciudad, con comercios, avenidas, entonces la intendencia debe regular eso”, detalló Pansa.

Asimismo, a través del PUA, la municipalidad intentará mantener el cinturón verde que rodea Villa Mercedes, alrededor de cuatro mil y cinco mil hectáreas, y utilizar un sector para forestación: “Pensamos cuidar el área de riego, mantener el cinturón verde a rajatabla, no intervenirlo, no seguir edificando y utilizar, de acuerdo a las distintas calidades de suelo, por ejemplo para forestación. Imaginate una ciudad que tenga dos mil hectáreas de bosque alrededor de Villa Mercedes”, dijo el secretario municipal y además agregó que procurarían hacer un estricto cuidado del medio ambiente “con una normativa mayor hacia las industrias y comercios, un borrón y cuenta nueva”.

En el plan urbano también se contempla aquellos barrios o sectores que presentan deficiencias de infraestructura, de distribución o sociales. En este sentido, en el mapa de la seguridad, surgió del estudio que en Villa Mercedes hay muchas comisarías que abarcan una jurisdicción demasiado amplia.

Por otra parte, algunos empresarios que participaron de los seminarios observaron una importante falencia en el desarrollo económico de la ciudad, específicamente en la articulación entre las diferentes actividades productivas: la colaboración entre Pymes, comercios e industrias.

A través del PUA, que se encuentra en su etapa final de redacción, el municipio pretende modificar en su totalidad el Código de Planeamiento Urbano que rige en Villa Mercedes desde la década del ochenta y que quedó obsoleto. El plan urbano funciona como un marco normativo que regula el crecimiento de la ciudad en términos de infraestructura y permite proyectar el perfil urbano para las décadas venideras.

Comentá la nota