A cinco días de la tormenta aún quedan unos 300 árboles caídos

A cinco días de la tormenta aún quedan unos 300 árboles caídos
A cinco días de la tormenta Rosario intenta todavía recuperar su fisonomía habitual. El titular de Defensa Civil, Raúl Rainone, indicó que de las más de 800 denuncias de árboles caídos se resolvieron el 70 por ciento. Sin embargo, ayer todavía quedaban unos 300 casos a la espera de una solución, tanto grandes ramas como árboles que permanecían obstruyendo la circulación de las calles.
"Se priorizaron las situaciones donde había riesgo para los vecinos", aclaró Rainone, quien recordó que desde el lunes las cuadrillas de Defensa Civil "trabajan las 24 horas".

Además de las chapas, la cartelería y hasta los techos que volaron por las ráfagas de hasta 90 kilómetros por hora, los árboles arrancados de raíz y las grandes ramas se convirtieron en uno de los principales inconvenientes después de la tormenta.

Tal es así que lo que en las primeras 24 horas tras el temporal, las 120 denuncias de árboles caídos treparon a 818, en su mayoría en las zonas centro y sur de la ciudad, detallaba ayer un informe de Defensa Civil.

En las peores situaciones se trató de árboles de gran porte que se derrumbaron sobre viviendas, vehículos, cables de energía o bien quedaron atravesados en las calles obstaculizando la circulación.

Desde el martes y hasta ayer ya se había solucionado el 70 por ciento de los reclamos, aunque los responsables del área advertían que quedaban aún casi 300 casos por resolver. "Se respondió al grueso de las denuncias", indicó Rainone, quien apuntó que "la prioridad siempre son las situaciones que representaban riesgo para los vecinos".

Aunque admitió que "aún quedan por sacar árboles de gran porte", el responsable de Defensa Civil señaló también que "siguen ingresando telefónicamente denuncias de casos menores, como ramas sobre techos y árboles pequeños, que también se suman al trabajo delos operarios".

Desde la madrugada del martes, las cuadrillas del organismo están trabajando en turnos rotativos las 24 horas. Sin embargo, los destrozos de la tormenta fueron de tal magnitud que Rainone estimó que habrá que esperar 48 horas para la solución total.

A la hora de evaluar los daños, el funcionario explicó que "esta tormenta golpeó a toda la ciudad y no a un sector en particular". Indicó que las cuadrillas están repartidas "por todos los barrios", sin contar que en muchos lugares las soluciones se demoraron por las protestas.

Y el trabajo no siempre era sencillo. "Hubo árboles de 40 metros de largo y un metro de diámetro que para removerlos los operarios tardaron por lo menos cuatro horas", acotó.

Lo cierto es que todavía quedan calles obstruidas y ramas sobre las veredas. Los vecinos del Fonavi Parquefield II, en la zona norte de la ciudad, ayer esperaban la normalización de la situaciones. "Hay de todo, desde gente sin teléfono hasta árboles caídos, cables tirados y basura que todavía no fue recogida", enumeró uno de ellos, Lucas Iturre.

Comentá la nota