En el PJ cinco dedos cortarán la torta

El Congreso Provincial, por unanimidad, designó una comisión de cinco miembros que será la encargada de repartir los cargos de las listas de candidatos para las elecciones del 28 de junio. Salvo Carolina Moisés que le hizo pasar un mal momento al vicegobernador Pedro Segura, los compañeros –incluso el díscolo intendente de Libertador- cuestionaron poco y nada pero aprobaron todo.

Serán los "Cinco Grandes del Buen Humor" los que, finalmente y como nadie dudaba, corten la torta de las candidaturas en el Partido Justicialista Distrito de Jujuy. Semejante regalo al quinteto Eduardo Fellner, Guillermo Jenefes, Pedro Segura, Rubén Rivarola y Walter Barrionuevo fue posible por el adelantamiento de las elecciones que exigió el kirchnerismo y que habría imposibilitado, según dicen, la vía de las elecciones internas.

Todo lo que el oficialismo partidario pretendía del Congreso, se dio prolijamente. Se aprobó la constitución del Frente para la Victoria, una moción que había formulado el congresal Daniel Almirón y luego se hizo lo propio con un mandato a la llamada "mesa chica" para que se haga cargo de designar a los mejores hombres y mujeres que presentará el partido mayoritario de Jujuy en los comicios venideros. Eso sí y en una muestra de gran "amplitud", se incluyó una cláusula que recomienda consultar con los jefes comunales locales respecto a quienes serán los candidatos justicialistas de esos propios pueblos. La moción en este sentido fue planteada por el ultrabarrionuevista Marcelo Nasif.

Las pocas voces disonantes fueron de la diputada nacional Carolina Moisés, quien lucha denodadamente por su reelección, y quien arremetió fuerte contra el vicegobernador Pedro Segura, allí presente, por su "deslealtad" con un histórico del Peronismo, su padre, el ex intendente de San Pedro, Julio Moisés. La joven legisladora apeló a una serie de preguntas retóricas para poner sobre la mesa que después de toda una vida sirviendo al Justicialismo, Moisés es ninguneado, mientras que su aborrecido oponente, el intendente Esteban Fado Zamar, un dirigente que no es del partido, que entró en la Legislatura subido en una lista radical y que es un recién llegado de la política, goza de todos los mimos del señor vicegobernador.

Carolina Moisés se preguntó también cómo será el reparto de la torta en la Perla del Ramal donde las posiciones son irreconciliables pero terminó bajando la cabeza y aclarando que el sector del ex intendente de San Pedro aceptaría lo que se decida.

Algo parecido sucedió con el intendente de Libertador, Marcelo Llanos, acérrimo crítico del partido y del Gobierno, quien aclaró que como justicialista iba a acatar la decisión del Congreso, aunque solicitó que haya representatividad del interior en la mesa chica y que las cabezas de listas sean figuras con buena imagen y no pesadas "mochilas" que cargar en la campaña.

Mujeres de un grupo que lidera la senadora Fellner se hicieron escuchar para expresar que les hubiera gustado ver el nombre de Liliana en la mesa chica, pero el pedido se quedó en una expresión de deseos que no llegó a plasmarse si quiera en una moción.

Al cabo de las deliberaciones, el presidente del Congreso, Guillermo Jenefes, resaltó que de 150 congresales, estuvieron 142 que votaron por unanimidad las determinaciones del cuerpo. "Primó el interés del Partido Justicialista que se encuentra fortalecido para junio", dijo para asegurar que "nos congratulamos que el Congreso fue realizado dentro de la Democracia".

Además sostuvo que "mayoritariamente no existieron planteos" y remarcó que incluso "el sector de Julio Moisés ha dado un voto de confianza a los cinco designados" para resolver quiénes serán los candidatos.

Comentá la nota