Cinco comunas se quedarán con más de la mitad de las viviendas

Cinco comunas se quedarán con más de la mitad de las viviendas
Son Guaymallén, San Rafael, Maipú, Las Heras y Godoy Cruz. Hay malestar en la oposición porque los cuatro primeros municipios son gobernados por el PJ. A quiénes alcanzará la operatoria que lanzó la Nación.
Guaymallén, San Rafael, Maipú, Las Heras y Godoy Cruz son -en ese orden- los cinco departamentos que mayores necesidades habitacionales poseen de acuerdo con el Instituto Nacional de la Vivienda.

Por este motivo, recibirán -en conjunto- el mayor porcentaje en la repartija del plan de 5.500 casas con dinero de la Anses que se planea realizar de aquí a tres años como una de las apuestas fuertes del Gobierno nacional y provincial en vistas a octubre. El hecho de que las primeras cuatro privilegiadas posean caciques justicialistas y sean importantes puntos electorales ya ha comenzado a levantar polvareda, sobre todo entre las comunas opositoras.

El porcentaje y las necesidades que le corresponden a cada municipio están estipulados en función de un coeficiente por coparticipación que se calcula a partir del último censo de población y vivienda. Así, Guaymallén -el departamento más populoso- encabeza la lista con el 14%, mientras que Godoy Cruz está último en el top five, con un total del 9%, a pesar de ser el segundo distrito con más habitantes de la provincia (ver aparte).

Aunque desde el IPV aseguran que este criterio se utiliza desde el '93 -cuando se descentralizaron los planes de vivienda- el director de Vivienda de Godoy Cruz -Alejandro Abraham- no está de acuerdo con esa afirmación y asegura que le "extraña" que su comuna ocupe el quinto puesto cuando el departamento posee unos 6.000 inscriptos y es el sitio en donde más villas existen.

Eso por no mencionar que es el segundo departamento que más recibe de coparticipación, según datos de 2008 del Ministerio de Hacienda.

"Antes no se utilizaba ese criterio pero esperaré a que los responsables del IPV me den explicaciones sobre el tema ya que no entiendo cómo podemos estar quintos", dijo el funcionario. Para el hombre, no obstante, lo peor del caso radica en el tamaño de las viviendas.

En su municipio existen 1.000 proyectos priorizados que están destinados a casas de clase media que compraron su lote o elaboraron sus proyectos pensando en una casa de 62 m2 y no de 53 m2 como las que se plantean en la actualidad.

"En nuestro caso, además, le hemos dado preferencia a las propiedades horizontales porque el terreno acá es más caro. El tema es que no tienen posibilidad de ampliarse", destacó a la espera de poder reunirse con los responsables del IPV para saldar sus dudas y las de sus contribuyentes.

Pero más allá de las suspicacias de que el departamento cobista haya quedado al final de los más grandes y con mayores necesidades, lo cierto es que todas las comunas deberán apurar su carrera para poner sus papeles en orden y lograr el financiamiento prometido por la Nación.

En este sentido, desde Las Heras y Guaymallén -dos de los municipios puntales- explicaron que estaban terminando de ponerse al tanto sobre los detalles del plan para saber en cuánto tiempo podrán cumplir con el pedido de la Provincia. La idea, en principio, es llegar a los primeros días de marzo con unas 2.000 propuestas en la mano.

De lo contrario, la principal promesa de este año corre el riesgo de diluirse en el aire para quienes no cumplan con la presentación de sus correspondientes proyectos. Es que la Provincia no está dispuesta a ceder un centímetro de esas viviendas por lo que irá privilegiando aquello que esté listo para licitar.

Esto no implica que un departamento se termine quedando con casas que no le corresponden, ya que la balanza se iría equilibrando a lo largo de los tres años, según Carmelo Simó, director del IPV.

Los beneficiarios

El anuncio genera expectativas. Sin embargo, desde el Instituto de la Vivienda explicaron que las 5.500 casas llegarán primero a los proyectos ya inscriptos en el llamado Plan Federal II que data desde 2006 y que también pagaba la Nación. Entonces, habían quedado sin licitar ni ejecutar unas 13.000 unidades habitacionales en toda la provincia por lo que ahora se apunta a parte de esas carpetas que ya cuentan con todo para poder llamar ya a licitación.

En este sentido, es difícil que puedan entrar nuevos beneficiarios aunque en el IPV alientan a los ciudadanos a continuar inscribiéndose en los respectivos municipios para poder tener acceso a una vivienda.

Para ello, es preciso contar con un lote y -si es posible- formar parte de una cooperativa para poder tramitar los permisos correspondientes. No tener otra propiedad, no haber accedido nunca a un plan del IPV y estar casado o poseer cargas familiares son los otros requisitos.

La urbanización de los barrios correrá por parte de la Provincia mientras que las casas serán financiadas -a una tasa del 9%- por la Nación. El costo total de cada una es de $ 107.000.

Comentá la nota