En cinco años, Córdoba aportó u$s 6.000 M por retenciones.

Así lo estimó el economista Nadín Argañaraz. En la misma línea, Rogelio Frigerio (n) afirmó que, si los derechos de exportación se hubieran coparticipado en 2008, la Provincia hubiese recibido 1.686 millones de pesos. Hermida reclamó más federalismo.
El presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Nadín Argañaraz, estimó ayer que entre los años 2003 y 2008 Córdoba aportó 6.000 millones de dólares en concepto de retenciones a la producción primaria, dinero que, si hubiera quedado en la provincia, hubiese permitido un crecimiento mayor del Producto Bruto Geográfico (PBG).

El economista hizo estas declaraciones en el marco de la Jornada de Debate sobre “Las perspectivas de la Argentina en el actual contexto global”, organizadas por el Banco de Córdoba, en el que compartió el panel “Impacto en las provincias, con énfasis en Córdoba”, junto a los especialistas Rogelio Frigerio (n) y Raúl Hermida.

Según la tesis de Argañaraz, al número mencionado hay que sumar unos 350 millones de dólares que el Estado cordobés resignó por el menor aporte del Impuesto a las Ganancias (que es coparticipable); de modo que la cifra total “perdida” por la Provincia es de 6.350 millones de dólares, con la cual la actividad económica de la jurisdicción mediterránea hubiera avanzado a un promedio del 8,6 por ciento anual en cinco años, en línea con el 8,5 por ciento de incremento que mostró el país en el mismo período; y casi dos puntos porcentuales por encima del 6,9 por ciento de aumento promedio del PBG que se dio con el dinero de las exportaciones en manos de la Nación.

El dato cobra especial importancia, puesto que fue dado a conocer el mismo día en que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció que el gobierno argentino coparticipará el 30 por ciento de las retenciones (ver páginas 2-3) y constituye una muestra clara de la importancia que ese dinero tiene para las arcas provinciales. De hecho, un ejercicio rápido muestra que la cifra total representa unos 1.200 millones de dólares al año, de los cuales volverían a las arcas de la Casa de las Tejas aproximadamente unos 350 millones.

No obstante, Argañaraz sostuvo luego de la conferencia que lo óptimo hubiera sido que el dinero retornara al sector privado, para reactivar la economía, y no a los gobiernos, que probablemente utilicen esos recursos más bien para sus campañas electorales; a la vez que lamentó que la aprobación de esta modificación implicará institucionalizar un impuesto totalmente distorsivo.

Mayor federalismo

Antes que el presidente del Iaraf, el encargado de abrir el debate fue Frigerio, titular de la consultora Economía & Regiones, quien trazó un panorama negro para las provincias argentinas en general, mostrando datos sobre cómo en los últimos años se fue deteriorando la balanza financiera del consolidado de las 24 jurisdicciones del país.

En este marco, habló también sobre las retenciones, manifestando que, si no existieran, en 2008 las provincias en su conjunto habrían recibido 5.600 millones de pesos más por el mayor derrame de Ganancias. En tanto, calculó que si el total de los derechos de exportación se hubiese coparticipado, Córdoba hubiera recibido 1.686 millones de pesos el año pasado, lo que confirma la importancia que tienen los recursos obtenidos a través de estos tributos.

Por su parte, Hermida, economista de la Bolsa de Comercio de Córdoba, reclamó mayor federalismo, mencionando que mientras cada cordobés aporta entre 10 y 15 mil pesos por medio de las retenciones, lo que vuelve por coparticipación es mucho menor. A su vez, reflejó que los subsidios per cápita para el transporte, en el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba) alcanzan los 96,6 pesos, mientras que en Córdoba son de sólo 13,3 pesos. Asimismo, las industrias locales pagan la energía un 56 por ciento más cara que las bonaerenses, todos guarismos que muestran con exactitud que el reparto de los subsidios “no responde a un criterio razonable, coherente y lógico”, de acuerdo a las palabras vertidas por Hermida.

Comentá la nota