Con cifras ajustadas, la gestión Gutiérrez aprobó las cuentas del 2008.

La oposición centró sus críticas en la falta de tiempo para analizar las cuentas, y los integrantes del listado de proveedores, así como sus gastos. Las cooperativas y la desconocida identidad de algunos acreedores, fueron otras objeciones. El oficialismo les cuestionó que no hayan preguntado oportunamente.
Inesperadamente, la mano en alto de los dos ediles del PRO, habilitaron la mayoría simple de los votos para aprobar las Cuentas Municipales del 2008. De esta forma, ajustada y sorpresiva pero indiscutida, la Gestión Gutiérrez salvó lo que era un importante escollo faltando 15 días para las elecciones legislativas.

Eduardo Miranda y Carlos Posch fueron los que prestaron sus votos a los del oficialismo; también se sumó el anibalismo (o neo-oficialismo), el representante del gurzismo y los dos del camañismo.

En la oportunidad, la titular del Bloque ARI, Lidia Zárate, argumentó su voto negativo en que tuvo poco tiempo para acceder a la documentación respectiva. Hace muy pocos días pudimos tener acceso al CD con la documentación, que incluso está incompleta, cuando hace apenas tres días recibimos en este Concejo el listado de los proveedores con el detalle al 31 de diciembre del 2008, constituía la deuda flotante al cierre .

Comentá la nota