La cifra repartidora estará apenas por encima de los 26 mil votos

A 3 días días de las elecciones legislativas se pudo estimar un cálculo aproximado de cuánto necesitarán las fuerzas políticas para lograr un concejal. Deberán ser 26.180 votos, esto es el 8,33% de los 314.300 ciudadanos que se cree asistirán a votar.

Un candidato a concejal deberá obtener un promedio de 19 votos por mesa para acceder a una banca, lo cual se traduce en 26.180 en el total del escrutinio, de acuerdo a la correspondencia entre el 8,33 por ciento y el padrón.

De acuerdo al estudio preelectoral llevado a cabo por el Instituto Promocional Argentino en Mar del Plata habrá una concurrencia del 65 por ciento, indicador de que casi 314.300 marplatenses emitirán su voto. De ellos el 52,58% serán mujeres y un 47,42 hombres, manteniéndose la proporción de género evidenciada en los últimos comicios.

El partido de General Pueyrredon contará con 1.351 mesas en cada una de las cuales estarán habilitados para votar 350 personas. El titular del Instituto Promocional Argentino, Mauro Palumbo, estimó que habrá 227 votos válidos en cada una de las mesas. Cabe destacar, que también habrá 24 mesas de extranjeros distribuidas en distintos circuitos electorales.

A propósito de éstos, es innegable la incidencia particular que cada uno posee en el recuento final de votos. Sin lugar a dudas el más importante es el 364 que está contenido por las avenidas Juan B Justo, Tetamanti, Mario Bravo y el litoral marítimo. Este circuito aporta el 25,07 por ciento del total del padrón, contra el 21,01 del 365, el cual va de Teodoro Bronzini a Hipódromo y de Juan B. Justo al arroyo La Tapera. Una verdadera noción de la importancia de estos dos circuitos la dan los barrios que los conforman (ver gráfico)

Estos dos circuitos periféricos tienen su contraparte en el 366 y 366A (van de Teodoro Bronzini a la costa y de Juan B. Justo a Luro), siempre testigos de los guarismos finales. Entre ambos suman el 40 por ciento de los votos.

El circuito 367 suma la nada descartable cantidad de 65.100 electores, lo cual supone un impacto directo en dos primeros candidatos.

Vale recordar que el sistema electoral prevé que cada fuerza política deba alcanzar al menos 8,33 por ciento de los votos positivos para ganar la primera de las bancas. Según el cálculo de participación, la "cifra repartidora" (el 8,33 por ciento de los votos) será de 26.180. Si un partido obtiene esa cantidad exacta, ganará una banca de concejal.

Luego entran en escena los restos, esto es lo que a cada partido le "sobra" superada la cifra por cada concejal (más 26.180 para el primero, más de 52.360 para el segundo y 78.720 para el tercero). Se otorgarán entonces nuevas bancas no en mérito de una mayor cantidad de votos sobrantes, sino de su carácter de sobrantes. Si un partido obtiene 26.190 votos, esos 10 de más le dan un concejal nuevo, al igual que aquel partido que haya acumulado 51.180 es decir, 25 mil votos más.

Este peculiar sistema hace que, salvo que se obtenga exactamente la cifra repartidora, no se puede dar el caso en el que una fuerza política gane un solo concejal.

Recuento demorado

A diferencia de otros comicios legislativos, el que se celebrará el próximo domingo tiene instalado sobre sí un manto de incertidumbre en relación a su transparencia. Este tema ha sido incorporado por los partidos opositores al debate, quienes desde spots publicitarios hasta discursos públicos de propia boca de los candidatos se habla de "fraude".

La convicción acerca de posibles irregularidades llevó a los partidos a reclutar fiscales como nunca y a la hora del recuento de votos mesa por mesa esto causará una demora. "Habrá 33 opciones distintas en la mesa del cuarto oscuro marplatense y sólo imaginar el recuento no puede uno menos que imaginar la lentitud, por el control de los fiscales por supuesto", dijo Palumbo.

Por último, Mar del Plata (el partido, en realidad) también será de gran importancia para la elección de 5 senadurías provinciales que pone en pugna la Quinta Sección Electoral, donde se calcula que se necesitará 133.300 votos, esto es un piso de un 20 por ciento. El padrón marplatense supone un 47 por ciento del total y lo que aquí suceda con la parte central de las boletas será clave.

Por otra parte, y sólo a título estadístico -el impacto marplatense es importante, pero no decisivo-, en cuanto a los 35 diputados nacionales por la provincia, está claro que nadie podrá acceder a una banca con menos de 197.000 votos de un total estimado de 6.895.200.

Tal como es ya una costumbre en Mar del Plata, Palumbo encabezará uno de los centros de cómputos más precisos y que tendrá como colaborador a Abel Ayala, como responsable del trabajo de campo a Hernán Alcolea, a Gustavo Gabrielle encargado de la programación y como jefe de operadores a Juan Ignacio Palumbo.

Comentá la nota