Una cifra políticamente incorrecta.

La Presidenta se enojó por la difusión de los 100.000 contagios de gripe A en el país.
El Gobierno quedó envuelto en una polémica interna por las cifras de contagio de la gripe A (H1N1). La presidenta Cristina Kirchner criticó ayer a la prensa por haber informado sobre la cantidad de enfermos que, desde fines de abril ha provocado esta enfermedad. "Son 100.000", había dicho anteayer el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur. Y ayer, en medio de retos de la Presidenta a la prensa por haber divulgado ese número, curiosamente, Manzur lo ratificó sentado al lado de la mandataria durante una conferencia de prensa en el hospital municipal Abete, en Malvinas Argentinas.

El enojo de la Presidenta por la difusión de las cifras forzó la recorrida de urgencia de una delegación de alto nivel político por ese hospital, que fue elegido como cabecera de las internaciones para pacientes graves. Cristina Kirchner también estuvo acompañada por el gobernador Daniel Scioli y por el ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin.

La inquietud presidencial apuntó, tal como lo hizo público, a las noticias que dieron cuenta de la estimación oficial de 100.000 afectados por la epidemia. Así fue consignado por LA NACION, Crítica de la Argentina, Página/12 y la agencia oficial de noticias Télam, medios que estuvieron presentes en la conferencia de prensa que un día antes había dado Manzur.

Comentá la nota