Cierran el penal militar de Campo de Mayo

El nuevo director nacional del Servicio Penitenciario Federal (SPF), Alejandro Marambio, dispuso el cierre de la unidad penal de Campo de Mayo, por lo cual todos los condenados por delitos de lesa humanidad serán trasladados a la cárcel de Marcos Paz.
Según el funcionario, quien reemplazó en el cargo a Víctor Hortel tras la fuga de trece presos en Ezeiza, la decisión está basada “en las fallas de seguridad existentes” y “en lo inapropiado de Campo de Mayo para alojar presos”.

De acuerdo a un comunicado de prensa, el edificio “presenta falencias funcionales, las que constituyen un factor de riesgo grave, real e inminente de evasiones de la población penal allí alojada, singularmente de contar con ayuda externa”.

También se argumentó que los detenidos en Campo de Mayo necesitaban “de una permanente asistencia en materia de salud”, por lo que hay que cubrir esa situación “principalmente a través de los hospitales militares”, traslados que fueron prohibidos a fines de julio luego de la fuga de los represores Gustavo De Marchi y Jorge Olivera, quienes habían llegado desde San Juan para hacerse estudios en el hospital Cosme Argerich.

Marambio, quien arrastra denuncias de organismos de derechos humanos por su paso anterior por el SPF, destacó ayer el traslado como “un avance más de la política de Derechos Humanos del gobierno nacional y un claro cumplimiento de los articulados de la Constitución y de los pactos supraconstitucionales”.

En Campo de Mayo había 25 condenados por delitos de lesa humanidad. El comunicado oficial informó que estaban “encarcelados en un espacio para 50” y que ahora “pasarán a ser presos comunes y a recibir el trato de respeto por sus derechos, pero que corresponde a su estatus”.

Coment� la nota