Cierran otra escuela rural, la cuarta desde 2001 a la fecha

Luego de 56 años, se decidió que las puertas del establecimiento no vuelvan a abrirse en 2010. Es por la falta de alumnos en las instituciones rurales del distrito y las falencias edilicias.
El mes de diciembre de 2009 quedará en el registro como el último de clases de la escuela del paraje Los Mirasoles, que funcionó durante 56 años y educó a varias generaciones de pobladores ocasionales y permanentes.

Por tal motivo, los actuales cuatro alumnos y la maestra y directora serán parte del final de otra escuela rural del distrito bahiense.

Se trata de la cuarta institución rural del distrito que cierra en los últimos ocho años. Ya ocurrió lo mismo con la Escuela Nº 31, del Paraje San José; la Nº 42, de La Vitícola, y la Nº 43, de Paso Mayor.

Según comentaron ex alumnos de la institución "la escuela llegó tener que atender, en doble turno, una matrícula de 30 alumnos, porque acá había muchas quintas y hornos que ya no están".

La información oficial da cuenta que el cierre del establecimiento está basado en los pocos alumnos, las malas condiciones edilicias y la negativa de los propietarios de seguir alquilando la vivienda por el actual monto, que es de 300 pesos.

También se consideró que los cuatro actuales alumnos pueden reubicarse en otras escuelas rurales cercanas, que han venido disminuyendo su matrícula y corren riesgo de cierre.

La Escuela Nº 53, que atraviesa ahora sus últimos días, tiene igualmente más alumnos que muchas de distritos cercanos, que cuentan con un solo estudiante y aún se mantienen abiertas.

Fuentes indicaron que, en realidad, el Consejo Escolar y las autoridades pedagógicas optaron por el cierre por una conjunción de situaciones, especialmente derivadas de la inversión que se debería realizar en el inmueble y para el abastecimiento de agua, además de la baja matrícula por el descenso de la población rural y la cercanía de otras instituciones educativas.

Tres de los alumnos de la Escuela Nº 53 concurrirán, desde el año próximo, a la Escuela Nº 51, situada en el camino La Carrindanga, en donde tendrán dos compañeros, mientras que la restante estudiante se integrará a la EPB Nº 33, de Villa Harding Green.

En el Consejo Escolar se indicó que se realizó una reunión de padres para explicar la situación, los problemas con el alquiler y los arreglos necesarios en la sede, y la opción de traslado a la Escuela Nº 51.

Triste situación

En general, la matrícula en las instituciones alejadas del ejido urbano es fluctuante, pero en nuestra zona ha disminuido en los últimos años, en razón de la grave situación que atraviesa el sector agrario.

El panorama es tan desolador que ni siquiera un cartel quedó en la ruta para indicar dónde está el paraje Los Mirasoles. El ingreso al camino que da a la escuela está ubicado en el kilómetro 725,5 de la ruta provincial 51.

Daniela, Lucía, Thiago y Aixa serán los últimos alumnos de la institución. Muchos de sus familiares también concurrieron al establecimiento y algunos hasta forman parte de la tercera generación que estudia en el establecimiento.

La escuela, que está ubicada a poco más de 10 kilómetros de la ciudad, camino a Cabildo, funciona de 8.15 a 12.15. La directora, María Alcira Peralta, no sólo transcurre el último año de la escuela, sino también el último como docente, ya que luego de 40 años, se jubilará en diciembre.

"Siempre es una tristeza cerrar una escuela y a mí ya me tocó estar cuando cerraron la de La Vitícola, en 2005. Pero acá mucho más no se puede estar por la necesidad de arreglos y porque los chicos tienen oferta muy próxima", indicó.

El papá y el abuelo de Daniela fueron alumnos de la escuela de Los Mirasoles. "Yo mucho no me quiero ir, pero bueno, tengo otra escuela cerca. Mi papá Abel y a mi abuelo Roberto están tristes, porque fueron abanderados cuando acá había 30 alumnos", dice la alumna de 5º año.

La mamá y la hermana de Thiago y Aixa también asistieron a la institución. El va a segundo año y le encantan los cuentos de animales. Ella empezó la primaria y está aprendiendo a escribir.

Su papá, Oscar Heit, dijo comprender las razones del cierre, pero expresó su pesar por al decisión.

"Muchos de mi familia vinieron acá y me hubiera gustado que Thiago y Aixa terminaran la primaria también en esta escuela. Siempre me sentí como parte de ella", subrayó.

De los cuatro alumnos, Lucía, quien camina diez kilómetros diarios para estudiar, es la menos contenta con el cambio. "Yo quería seguir acá", explicó.

"Acá estudiaron mi papá, mi tía y mi hermana, no es tan fácil", amplió.

Nancy Colón hace 11 años que es portera en la escuela y sus cuatro hijos estudiaron allí. "Para mí, es como una extensión de mi casa", definió.

Un vecino del lugar, también expresó su malestar con el cierre de la escuela a la que fueron sus cinco hermanos. "Para los que vivimos acá, es un dolor muy grande", destacó Ricardo Arce.

Cartas al intendente.

Daniela y Lucía están aprendiendo, en Lengua, redacción formal. Eligieron escribirle una carta al intendente Cristian Breitenstein. En la primera, le pidieron que arregle los juegos de la plaza de Villa Harding Green "porque están todos rotos y no se puede jugar".

Lucía también le reclamó al jefe comunal que arregle los techos de su escuela. "Es una lástima que esté así, porque se llueve a cada rato".

Datos

En la zona rural del partido bahiense, funcionan nueve establecimientos primarios y cuatro servicios de enseñanza inicial mínima.

Asisten, en total, 100 alumnos, de entre 3 y 11 años. Están ubicadas en Los Mirasoles, Posta Rolando, La Carrindanga, La Hormiga, Sauce Chico, Alférez San Martín, Villa Bordeu y Alem y Sesquicentenario. El Consejo Escolar abona el traslado de muchos de los alumnos.

Actualmente, la Escuela Nº 20, de Posta Rolando, tiene dos alumnos, pero estuvo a punto de cerrarse este año, por falta de interesados.

Números

* En 2004, 5 alumnos empezaron las clases en la Escuela Nº 53 y terminaron 3.

* En 2005, cursaron cuatro.

* En 2006, 2.

* En 2007, 4.

* En 2008, 3.

* En 2009 hay cuatro alumnos.

Comentá la nota