Cierran más la importación de textiles y electrodomésticos

Buscan defender la producción nacional pero complican a empresarios locales.
Aunque tenga las mejores intenciones, como defender la industria nacional, la Resolución 123 publicada ayer en el Boletín Oficial que amplía trabas para importar textiles, electrodomésticos y productos metalúrgicos dejó sin aliento, incluso, a los propios empresarios domésticos.

En textiles y calzados la mayoría de los fabricantes tiene un componente importado, sobre todo el caso de los llamados artículos con componente tecnológico. A eso se añade, en el caso de la mercadería depositada en zona franca, la exigencia de pagarla en 20 días. Caso contrario, rige el régimen conocido como licencias no automáticas. Es decir, se requiere un permiso especial para que entre al país.

Planteadas así las cosas, los permisos de importación están tomando una proporción descomunal. Ayer por la mañana el tema fue tratado en una reunión de la AmCham, la Cámara que reúne a las multis estadounidenses que operan en el país. Allí relataron que hubo un supermercado líder que perdió una temporada de venta a fin de año y otra más en el comienzo de las clases mientras los productos que ya había pagado estaban demorados en la Aduana.

Por la tarde, un grupo de empresas locales que aguarda desde hace varios meses la licencia de importación, decidió solicitar ante la Justicia un recurso de amparo. Esas mismas compañías, que suplicaron el anonimato, resaltaron que el Gobierno suele equivocarse en los productos que coloca en la lista negra. El mejor ejemplo está en el Boletín Oficial de ayer: reconoce el error y suspende por 30 días el certificado de importación que regía para productos metalúrgicos, que dejó a numerosas firmas sin insumos. Entre las prohibiciones hay de todo, hasta guitarras criollas.

Diego Pérez Santisteban, de la Cámara de Importadores, en un intento por quitar dramatismo, contó a Clarín que están ayudando al equipo de Eduardo Bianchi, que responde a Débora Giorgi, para depurar las licencias y agilizar trámites. Ignacio de Mendiguren, en la comisión directiva de la UIA, dijo que el gobierno no buscó el perjuicio, que lograron que se produzca más en el país. Pero admitió que debería autorizarse la importación de los componentes importados con mayor celeridad.

Comentá la nota