Cierran filas para defender a Cobos ante las críticas

Habían acusado a la UCR de no responder los ataques de la Presidenta.
Molestos por la falta de reacción de la UCR ante las críticas del Gobierno contra Julio Cobos, cerca del vicepresidente pusieron en marcha en las últimas horas un operativo clamor en su defensa.

La estrategia incluyó reuniones y declaraciones públicas de sus principales aliados y un comunicado del cobismo bonaerense que reivindica lo actuado por el vicepresidente durante la crisis generada en torno del Banco Central.

El cuadro se completó anoche con la reaparición pública de Cobos -desde el martes se había recluido en su casa de Mendoza- acompañado por intendentes y legisladores de su sector, un modo de cerrar filas con él.

Fue en la Fiesta de la Vendimia del departamento mendocino de Junín, donde Cobos dijo que por ahora no había voluntad política de tratar en el Congreso la crisis del Banco Central y juntó fondos para las víctimas del terremoto de Haití (ver aparte).

La estrategia había comenzado después del malestar que causó en el cobismo, y en el propio vicepresidente, que nadie del radicalismo lo defendiera abiertamente cuando Cristina Kirchner lo acusó de querer "ser presidente antes de 2011", el martes último.

"La única conspiración que yo veo es contra el vicepresidente", se había defendido Cobos ese mismo día.

En cambio, el comité nacional de la UCR, que conduce Ernesto Sanz, había llamado a todos los actores políticos "a recuperar la calma" sin mencionar a Cobos, y la misma estrategia siguieron los principales referentes partidarios.

Ayer, el propio Sanz buscó contener el reclamo cobista. "No tengo que estar diciendo todos los días que respaldo a Cobos, porque lo demuestro con las acciones desde el primer momento de este conflicto... Hemos recibido juntos los agravios", dijo Sanz para ponerse del lado de Cobos.

También hizo público su apoyo el presidente del bloque de la UCR en Diputados, el cordobés Oscar Aguad. "Cobos juega un papel fundamental para las instituciones argentinas porque mantiene el equilibrio, y hay que preservar su rol como vicepresidente", le dijo a LA NACION.

Más duros, los cobistas bonaerenses le apuntaron al Gobierno. En un comunicado que firmaron los cuatro diputados bonaerenses de Cobos, liderados por Daniel Katz; y sus cinco intendentes, con Mario Meoni a la cabeza, acusaron a los funcionarios de competir para ver "quién es el más ingenioso a la hora de insultar y descalificar" y dijeron que de seguir así "las actitudes destituyentes y conspirativas sólo se le podrán atribuir al Gobierno".

El problema con Carrió

Mientras los cobistas zanjaban sus diferencias internas con la UCR a los ponchazos, Elisa Carrió intentaba hacer lo mismo.

Después de acusar a la cúpula partidaria de tratar de pactar con el kirchnerismo la salida de Martín Redrado del Banco Central, ayer Carrió dio por aclarado el episodio.

"Mi cruce con la UCR quedó despejado, hablé con Aguad y fijamos una estrategia común en Diputados", sorprendió Lilita desde Mar del Plata. Fuentes partidarias contaron a LA NACION que cuando Carrió registró lo mal que había caído su denuncia en la UCR, trató rápidamente de subsanarlo.

"Coincidimos en preservar la institucionalidad del país y en que la oposición se mantenga unida", contó Aguad respecto de la llamada.

"No hay voluntad política por ahora"

* Julio Cobos dijo anoche en la ciudad mendocina de Junín que hasta ahora "no hay voluntad política" para debatir la crisis del Banco Central en el Congreso. "No prosperó la idea de juntarse a dialogar, y la Presidenta no convoca a sesiones extraordinarias. Está en manos de ella y de los senadores" señaló.

Comentá la nota