Cierran las escuelas para frenar la gripe A

Córdoba y otras 16 provincias ampliaron las vacaciones de invierno para disminuir el contagio. Especialistas están de acuerdo.
En sintonía con otras provincias, y con el fin de frenar el avance de la gripe A (H1N1), el Gobierno de Córdoba decidió extender una semana más el receso escolar, de manera que las vacaciones de invierno comenzarán el 6 de julio y finalizarán el 27 del mismo mes.

Los otros distritos que tomaron medidas similares son: Chaco, Corrientes, Río Negro, Tierra del Fuego, Misiones, Mendoza, La Pampa, Catamarca, Santiago del Estero, San Luis, Santa Fe, Entre Ríos, Neuquén, Santa Cruz, Capital Federal y provincia de Buenos Aires. En algunos de estos sitios habrá un mes de vacaciones, ya que su inicio se adelantó dos semanas.

En Córdoba, la medida alcanza a los alumnos y docentes de todos los niveles de escuelas públicas y privadas de toda la provincia. Las escuelas municipales adherirán a la medida, aunque seguirá funcionando el comedor y la copa de leche.

El objetivo es disminuir el riesgo de contagio y llevar mayor tranquilidad a las familias por la situación que se plantea en todo el país respecto de este virus.

En relación con la situación sanitaria que atraviesa Córdoba, el ministro de Salud, Oscar González destacó: "No hay variación, estamos en un plan de contingencia en los hospitales pediátricos y de adultos (...) y la situación está controlada; sí hay un aumento en la demanda de consultas, habitual para esta época del año".

Sin recupero. La secretaria de Educación de la Provincia, Delia Provinciali, afirmó que no se recuperará la semana de clases que se agrega a las vacaciones.

Señaló que el ciclo lectivo termina el 11 de diciembre "y no se puede agregar una semana ya que se superpondría con los recuperatorios y exámenes".

En rigor, además de esos 21 días de receso hay que tener en cuenta la escasa actividad escolar tanto en la semana previa como en la posterior a las vacaciones: el parate será largo y difícilmente se llegue a los 180 días de clase a fin de año. "Se está priorizando la salud y la prevención. Hay que tener en cuenta que se espera el pico de la epidemia de gripe para mediados de julio", dijo Provinciali.

Hasta ayer seguía la confusión en algunas escuelas sobre las medidas a adoptar.

Alejandra Castro, directora del Colegio García Faure, relató que se pidió "a los chicos y a los maestros que den clases con barbijos". Y desde hace un mes, en las aulas hay alcohol en gel para limpiarse las manos al entrar y salir del recreo. El nivel de ausentismo llegó al 45 por ciento en esta institución.

En Río Cuarto, una escuela privada suspendió ayer las clases ante la sospecha de un caso de gripe A (H1N1), pero aseguran que el Ministerio de Educación los conminó a abrir hoy. Las autoridades, que pidieron el anonimato, dijeron que los amenazaron con quitarles el subsidio. En esta escuela, 60 por ciento de los docentes acusa enfermedades.

Medida oportuna. Ernesto Jakob, profesor titular de Infectología de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), afirmó que las semanas epidemiológicas son las tres de las vacaciones, cuando se produce la mayor cantidad de infecciones respiratorias y febriles. Cree que la medida de alargar las vacaciones es oportuna. "Donde hay aglomeración, hay riesgo", señaló.

Por su parte, Sergio Arselán, infectólogo del Instituto de Virología José María Vanella, de la UNC, dijo que "en los grandes conglomerados urbanos, suspender las clases suele ser una medida que ayuda. Evita que los niños sigan en contacto; ellos son los primeros en enfermarse".

Comentá la nota