Cierra el año con debate por “monopolio” en la salud

El grupo Lorandi disputa la primacía que ha tenido estos años el grupo Schroeder en el manejo de derivaciones del sector de salud pública en Neuquén. Según el diputado Kogan, este año se manejaron 24 millones de pesos en ese rubro.
Se ha instalado definitivamente en el terreno político el tema de las derivaciones al sistema privado desde el sistema de salud pública en Neuquén. Y el reclamo del grupo privado que sustenta la actividad del Policlínico Neuquén, realizado contra “el monopolio” en las prestaciones de alta complejidad que tendría la clínica Imágenes SA, ha pasado a ser un caso testigo que puede originar drásticos cambios en la reglamentación estatal de estas prácticas.

El Legislador Justicialista Ariel Kogan se puso en el ojo de la tormenta tras denunciar el caso que ya había hecho público Humberto Lorandi, titular del Policlínico, quejándose de que el ISSN no admitía al grupo como prestador porque la clínica Imágenes, propiedad del grupo Schroeder (LU5, diario La Mañana Neuquén, bodega Schroeder, etc) tenía el “monopolio”.

Kogan destacó este lunes los montos que implica el rubro en cuestión. Explicó que los pagos a las clínicas privadas pasaron de 2.5 millones de pesos en el año 2002 a mas de 24 millones en el corriente año, de parte del Estado neuquino.

El Diputado envió un pedido de informe a la Subsecretaria de salud donde solicita la estadística completa del número de derivaciones y pagos anuales a los prestadores privados desde el año 1999 a la fecha.

El diputado Justicialista manifestó que “Imágenes SA no solo tiene como pacientes cautivos a todos los afiliados al ISSN que padezcan alguna afección cardíaca de cierta gravedad, sino que también tiene cautivos como pacientes a todos los neuquinos que acuden al sistema público de salud por este tipo de patologías, ya que son inexorablemente derivados a ese prestador privado”.

“Junto a un grupo de diputados parece que le hemos pegado al chancho porque saltó el dueño”, expresó el legislador. Y por si no quedaba claro la aplicación del refrán a la metáfora médica, aclaró que “en este caso, el chancho es el contrato por el cual, en la práctica, el ISSN le otorga el monopolio de los servicios de medicina de alta complejidad a Imágenes SA., asunto que hemos dejado expuesto a la luz pública”.

Dijo Kogan que “entonces saltó el dueño. Schroeder primero vino a mi oficina a pedirme explicaciones, y después, el diario que forma parte del mismo grupo empresario comenzó una campaña de desprestigio sobre mi persona”, sostuvo el legislador.

Comentá la nota