Cientos de mendocinos llegan hoy a la Rosada por anuncios de Cristina

Celso Jaque firmará esta tarde en la Casa Rosada un convenio para construir 5.500 viviendas. Viajarán doce caciques.
Las casas para la clase media servirán para que Celso Jaque muestre su voluntad de lanzarse de lleno en la batalla encarada por el kirchnerismo nacional para derribar a Julio Cobos en su propia tierra. Es por esto que, a mediodía, comenzarán a llegar a Capital Federal cada uno de los 12 caciques comunales que hasta ayer habían confirmado su presencia. Pero además, unas 140 personas, entre gremialistas, representantes de cámaras de comercio y otras entidades que fueron especialmente invitadas por el jaquismo para el acto de Cristina.

“Nunca los jefes comunales fueron invitados con tanta cordialidad, en especial los de la oposición”, soltó uno de ellos. La idea de Jaque es mostrar una provincia abroquelada tras el Gobierno nacional, pero también ante los

cobistas, porque hasta el intendente de Junín, Mario Abed, lo acompañará. Es que, está claro, lograr un puñado de casas resulta clave para conquistar votos, y mucho más si se destinan a la clase media.

El gobernador, escoltado además por sus ministros de Infraestructura y Gobierno, Francisco Pérez y Mario Adaro, y autoridades del Instituto Provincial de la Vivienda, mostrará el primer convenio de obras públicas que el oficialismo aporta a la batalla para las legislativas de octubre. Mendoza será la primera provincia en firmar el convenio para dar paso a la ejecución de 5.500 viviendas que deberán concretarse en los próximos tres años. Tras acordar con el conurbano bonaerense, Cristina firmará los primeros convenios entre la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y las provincias de Tucumán y Mendoza.

Pero después de estas dos provincias, vendrán las otras 22 jurisdicciones y, con estos acuerdos sellados con los gobernadores, Néstor Kirchner –presidente nacional del PJ– avanzará en la segunda parte del plan: definir una lista de actos de campaña, que empezarán a partir de marzo, y que, en

su gran mayoría, deberán ser encabezados por la presidenta. Y en este sentido, el gobernador será el encargado de convertir fondos para obras en apoyo territorial. Para esto, ha designado como sus dos cabezas de campaña a los mismos ministros que lo acompañan hoy. Francisco Pérez y Mario Adaro son los responsables de bajar el apoyo a todos los departamentos y recorrerlos uno a uno antes de octubre. “Ni una calle debe quedar sin visitar”, les ordenó Jaque en una reunión que se concretó a fines de noviembre y

donde blanqueó que serán ellos dos los responsables de buscar el apoyo en las comunas más alejadas.

de regreso. Ante el regreso forzado de Jaque, que se vio obligado a volver de Pinamar para participar del acto de Cristina esta tarde en la Casa Rosada, el desconcierto era total. Algunos aseguraban que Jaque era uno de los oradores en representación de los mandatarios provinciales. En total, son 8 los gobernadores que comprometieron su presencia, pero hasta anoche no estaba confirmado si Jaque sería quien tomase la palabra. Lo único cierto es que el mayor anuncio viene de la mano de 5.500 casas, y la esperanza está centrada en conseguir hoy mismo un desembolso para concretar la doble vía a Tunuyán.

lo que se viene. Salvo obras específicas, los compromisos que se anunciarán para las provincias repiten ítems comunes: mejoramiento de hospitales y de escuelas y construcción de rutas y caminos, entre otras obras.

En breve esperan que otro desembolso en obra pública llegue a la provincia, y en este sentido, la posibilidad que más ilusiona en el séptimo piso de la Casa de Gobierno es la concreción de la obra hidroeléctrica Portezuelo del Viento,

que no está presupuestada.

Así las cosas, habrá que esperar al próximo convenio. Tal vez, por estos días, haya otras obras menores para seguir derramando poderío K en tierras del enemigo del matrimonio presidencial: Julio Cobos.

Comentá la nota