Cientos de evacuados y un muerto tras el fuerte temporal en Misiones

Un octogenario fue arrastrado por la fuerza del arroyo Itá. La Policía lo halló a metros del Paraná, sin vida. Más de 200 afectados fueron asistidos con colchones y frazadas. Los arroyos subieron, en horas, más de un metro

POSADAS. Las intensas y prolongadas lluvias que se abatieron entre la noche del sábado y el mediodía de ayer, provocaron inundaciones en numerosos lugares de la ciudad capital y de otras localidades del interior, como en el caso de Oberá. Aunque el diluvio comenzó más temprano, el teléfono de Defensa Civil comenzó a sonar a las 3 y no dejó de hacerlo intensamente hasta las 10 de ayer.

La Policía, a media tarde, confirmó el fallecimiento de un octogenario que fue arrastrado por el arroyo Itá desde el patio de su casa hasta dos chacras después, a metros de la desembocadura en el río Paraná.

El arroyo Quintana, a seis kilómetros de San José, desbordó su cauce y cortó el tránsito sobre la ruta 105 por espacio de dos horas, a lo que se sumó la voladura de techos de algunas viviendas de Apóstoles y Azara, siendo los reportes más dramáticos del interior de la provincia.

Según los datos meteorológicos, en Posadas cayeron hasta 80 milímetros de lluvia en el transcurso de 9 horas, generando que se desborden varios arroyos que cruzan la ciudad capital. Además, el anegamiento de los desagües por la acumulación de basura, provocó la inundación de muchísimos sectores, como ocurrió en el barrio Prosol 1, a un costado del Club de Educación, en el cual el muro perimetral cedió ante tanta cantidad de agua acumulada en el interior del predio.

Defensa Civil comunicó que hasta caída la noche, eran unas 200 personas las afectadas por el temporal, todas asentadas en los barrios Prosol 1, Villa Las Dolores, Los Paraísos, El Porvenir y la chacra 252.

Ricardo Veselka, director de Defensa Civil, tuvo que aportar una canoa a los vecinos de la chacra 122 por el nuevo desborde del arroyo Antonica que hizo que varios autos quedaran atravesados en la calzada.

“Hemos estado trabajando sobre todo en Posadas. Hasta el mediodía no tuvimos llamados del interior de Misiones. Lo más grave ocurrió sobre la avenida Zapiola, alrededor del Club de Educación, en donde se desplomó el muro perimetral y el agua acumulada derivó hacia el barrio Prosol 1. También la zona costera del arroyo Mártires fue desbordada intensamente”, detalló el máximo responsable de DC.

La fuerza incontrolable de la lluvia y de los arroyos, le jugó una mala pasada: Gumercindo Mereles Medina, de 82 años, estaba sentado en el patio de su casa de la chacra 65, cuando las aguas del arroyo Itá, lo arrastraron a la muerte.

La Policía halló su cuerpo a unas dos chacras al Norte de donde vivía, entre la avenida Urquiza y la zona de afectación del lago de la represa Yacyretá.

El muro de papel

En el barrio Prosol 1, la situación fue dramática. “Ahora nos podemos reír, pero durante la madrugada esto era terrible”, dijo el presidente del barrio Prosol, Marcelo Cruz. “Se rompió el muro y el agua se llevó todo”, dijo una ama de casa desesperada por encontrar un sitio seco para sus hijos. Precisamente, poco antes del mediodía, el delegado de Itaembé Miní comunicó que varios lugares como la propia delegación y algunas escuelas, se convertirían durante el día en centros de evacuación y entrega de colchones y frazadas.

Es que varios sectores de Itaembé Miní fueron castigados por el diluvio que rompió todos los records.

El informe del computador científico, Alfredo Yaquinandi, resume el fenómeno: en sólo una sentada, cayeron 160 milímetros de agua cuando el promedio mensual histórico de octubre, es de 177.

Pasada por agua

Pero Posadas quedó pasada por agua y los desbordes de cauces hídricos fueron incesantes durante toda la jornada de ayer. En inmediaciones de Ituzaingó y Jauretche hubo mucho anegamiento de calles y casas, por la salida de cauce del arroyo que pasa por ese lugar. Las chacras más afectadas fueron la 251 y 254, y también Villa Dolores.

“Fundamentalmente las inundaciones se producen por desbordes de arroyos que se tapan porque la gente tira basura que taponan el cauce y por calle que están en muy mal estado”, indicó Veselka. Otra zona fuertemente afectada en la capital fue Santa Rita y hacia el final de la avenida Bustamante.

También, en Defensa Civil se recibieron llamadas desde Minicity, Ñu Porá, chacras 246, 239, 218, barrio 6 de septiembre y el A-3-2, en el que se sumó el inconveniente de que reventaron las cloacas y eso desbordó hacia dentro de las edificaciones linderas.

En Oberá, el arroyo Sapucay

Más de 12 horas ininterrumpidas de copiosa lluvia elevaron el caudal de varios arroyos internos de la ciudad de Oberá en más de un metro, aunque no hubo evacuados, según confirmaron desde la comuna.

Una de las zonas más afectadas fue la parte baja de Villa Barreyro, en donde a media mañana el caudal del arroyo Sapucay ya había subido más de un metro, llegando casi hasta el patio de varias viviendas.

“Temprano nos asustamos porque llovía mucho y el agua seguía subiendo, pero gracias a Dios no llegó a la casa, como años anteriores”, comentó Josefina Rivero (34).

La mujer hizo referencia a la reciente canalización del arroyo por parte de la Municipalidad, lo que favorece el escurrimiento del agua en caso de lluvias torrenciales.

Desde primeras horas de la madrugada una fuerte tormenta de lluvia azotó la Capital del Monte, aunque no hubo grandes ráfagas de viento y no se registraron daños en los techos

Comentá la nota