Cientos de despedidos en una empresa distribuidora de bebidas.

Cerca de 300 trabajadores recibieron la notificación que por "reestructuración" empresaria dejarán de prestar servicios a partir del 1º de enero en el empresa Luque, encargada de la distribución de los productos de la cervecera Quilmes.
A pesar de los anuncios y de los pedidos de las autoridades de que se hagan los esfuerzos necesarios para que no se deje cesantes a trabajadores, la realidad en la provincia de Tucumán es otra.

A diario, a través de los medios de comunicación se da cuenta de decenas de despidos o de cierres de fuentes laborales, como también el cambio de modalidad de contratación, pasando a prestar servicios en forma informal, vale decir, con la presión de quedar sin un trabajo, los empleados optan por las "sugerencias" de sus empleadores de resignar sus derechos y seguir prestando servicios pero "en negro".

Mientras las autoridades encargadas de realizar los controles anuncian que durante estos meses se suspenderan las inspecciónes dado que todo "está bajo control", se suman las reuniones para tratar que los trabajadores no pierdan todos sus derechos, ya que al soportar la noticia de que perdieron sus fuentes laborales se les suma el peregrinaje para poder hacerse de sus salarios e indemnizaciones.

La noticia se la esperaba por horas, pero cayó en el epílogo del año 2008, ya que la empresa que tenía la distribución de las cervezas Quilmes y de las bebidas gaseosas Pepsi, Emilio Luque, decidió despedir a más de 300 trabajadores ante el reclamo de la cervecera de que se le reintegrara el reparto de las bebidas.

De los 300 trabajadores, el 10%, ante la mediación del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas (SUTIAGA), pasará a prestar servicios para la franccionadora, mientras que el resto comenzará a peregrinar por las oficinas del ente laboral para gestionar el pago de sus haberes.

Un nuevo golpe a la clase trabajadora de la provincia, que a pesar de los anuncios oficiales, sigue engrosando los porcentuales de los desocupados

Comentá la nota