El 30 por ciento de los mendocinos recibe planes del Gobierno

Mendoza | La cifra incluye a más de 333 mil beneficiarios provinciales y a 156 mil destinatarios de programas nacionales. El Gobierno no tiene datos sobre qué cantidad de asistidos son pobres o indigentes.
El fin de semana pasado, la Iglesia generó un gran revuelo cuando la Pastoral Social salió a decir que en Argentina cerca del 40% de la población es pobre. En nuestra provincia, si bien el Gobierno no maneja datos estadísticos sobre la cantidad exacta de

personas que son pobres, sí dieron a conocer datos alarmantes: casi el 30% de los mendocinos recibe alguna prestación social. De los 490.139 beneficiarios que engloba esa cifra, el 68% recibe ayuda de programas del Ministerio de Desarrollo Humano y el 32% restante está incluido en planes provenientes de la Nación.

Según los números oficiales, hay 333.564 personas que figuran en las bases de datos provinciales en cinco grandes grupos vulnerables: asistencia alimentaria, niñez y adolescencia, adultos mayores, discapacitados y desempleados.

Sin duda que las cifras más vinculadas con necesidades básicas insatisfechas son las de asistencia alimentaria. Sólo en esta problemática, el Ministerio de Desarrollo Humano asiste a 306.344 mendocinos, lo que representa el 91% de la cobertura social total de esa cartera.

Pero además hay 156.575 personas que viven en la provincia que están incluidos en alguno de los cuatro programas nacionales: Empleo Comunitario, Familias, Jefes de Hogar Desocupados y Seguro de Empleo y Capacitación Laboral.

Las cifras que no están

En el Gobierno admiten que no tienen cifras exactas sobre la cantidad de personas pobres e indigentes que hay en Mendoza, lo que genera muchas dudas sobre si las prestaciones sociales que brinda el Ministerio de Desarrollo Humano llegan realmente a quienes más lo necesitan.

Pero, para contrarrestar ese agujero estadístico, la titular de esa cartera, Silvia Ruggeri, aseguró a UNO que están preparando una base de datos universal e integral que recién podría estar lista en 2010.

"Es un atlas que concentrará la información sobre la ayuda que recibe cada persona, porque también es cierto que hay personas que están incluidos en varios programas simultáneamente".

El impacto de la inflación

Más allá de los números duros, Marcelo De Benedectis, del Arzobispado de Mendoza, también admitió que "desde el año pasado hay un deterioro progresivo en la calidad de vida" y que "cada vez más gente se acerca a las iglesias a pedir ayuda".

En el análisis, ni los eclesiásticos ni los funcionarios pasan por alto el impacto que ha tenido la inflación en los últimos dos años en los costos de vida de la población. En ese sentido, Ruggeri dijo que "seguramente los costos han aumentado, sobre todo en los alimentos" (ver aparte).

En sintonía con las declaraciones de la ministra, De Benedectis aseguró que "el índice inflacionario golpeó mucho más fuerte a las clases menos pudientes".

Comentá la nota