El 72 por ciento de los marplatenses está a favor de la "pena de muerte"

El 45 por ciento tomaría "justicia por mano propia" y el 57,3 por ciento considera a la inseguridad como un asunto "muy grave", según una encuesta de la consultora Doxa.
La inseguridad es una de las problemáticas sociales que más afectan el bienestar social y preocupan a la población marplatense, según se desprende como conclusión general de una encuesta realizada por la consultora Doxa en setiembre.

Entre los datos más salientes de los 700 casos obtenidos como prueba, el 46 por ciento de los encuestados afirmaron que tanto ellos como algún pariente fue asaltado este año. Del total, el 29,9 por ciento sufrió robos de objetos personales y el 25 por ciento asaltos en el lugar de trabajo. En tanto, el 19,6 por ciento lo padeció en el hogar y el 16,8 perdió su vehículo.

Sin embargo, lo más saliente de este revelador trabajo es que el 72 por ciento se manifestó "a favor de la pena de muerte" y el 66,5 por ciento optaría por "la castración de los violadores". En tanto, el 45 por ciento "opinó estar de acuerdo con la justicia por mano propia".

El 57,3 por ciento considera la cuestión de la inseguridad como un asunto "muy grave", y el 38,8 por ciento "grave".

Los barrios

Asimismo, entre los barrios de Mar del Plata considerados "un poco inseguros" están Juramento, Colinas de Peralta Ramos y Cerrito Sur (66 por ciento), Regional, Las Lilas y San Cayetano (62,9 por ciento), Peralta Ramos Oeste y Fortunato de la Plaza (57,1 por ciento), Caisamar y López de Gomara (56 por ciento) y Libertad y Belisario Roldán (55,6 por ciento).

Otros datos de la inseguridad apuntan que el 49,5 por ciento instaló alarmas en sus viviendas, el 64 por ciento colocó rejas en ventanas o cercos altos y el 29,5 por ciento contrató seguros contra robos.

Esta investigación, vale remarcarlo, abarcó aspectos tanto cuantitativos como cualitativos. A través de dichas metodologías es posible indagar y conocer cuál es la opinión que tienen los marplatenses respecto al fenómeno de la inseguridad.

El problema sin duda es complejo y multidimensional, la delincuencia es una de las principales preocupaciones públicas. Es necesario tener en cuenta dos aspectos: por un lado los delitos efectivamente ocurridos y por otro la sensación de inseguridad que existe en la sociedad marplatense.

Entre las causas que consideran el origen de la inseguridad, el 9,8 por ciento se refirió a la pobreza; el 30,8 por ciento a las drogas; el 16,3 por ciento a la falta de policías en la calle; el 19,3 por ciento a la falta de educación; y el 13,3 por ciento al desempleo.

Por otra parte, el 75,8 no tiene armas y el 20,8 sí. Aunque más significativo aún es que el 49,8 por ciento no compraría una.

Delitos y violencia

Casi la mitad de los encuestados afirmaron que ellos o algún miembro de su hogar fueron víctimas de algún delito en los últimos 12 meses. Según los datos suministrados por los consultados, la cifra es del 46 por ciento. De ese total que afirmó haber sido víctima de algún delito, se les consultó si existió violencia en el acto delictivo, obteniendo el 67 por ciento de respuestas afirmativas. Estos datos no hacen más que poner de manifiesto la escalada de violencia en el accionar delictivo.

Cabe destacar que los actos de violencia mayoritariamente ocurren en el delito de "sustracción de objetos personales", alrededor de un 30 por ciento, seguido por el robo en el lugar de trabajo, con un 25 por ciento y por el robo en las viviendas. Esto puede deberse, según los datos de los entrevistados al grado de anomia social de los que delinquen y al estado narcótico que presentan los malvivientes al momento del ilícito.

Los consultados se encuentran preocupados, no sólo por la cantidad de delitos que ocurren, situación que podría vincularse claramente a otros factores, como por ejemplo el desempleo o la pobreza, sino por la forma en que los mismos ocurren. Tal es así, que los entrevistados, en el 43 por ciento cree que la reimplementación del Servicio Militar Obligatorio bajaría los índices de delincuencia, ya que dicha institución, proveería a los jóvenes de disciplinamiento, contención, sentimiento de solidaridad y principalmente los sacaría de las calles, de las "malas juntas" y los alejaría de la droga.

Menores

Otro de los puntos importantes a tener en cuenta es la sensación de inseguridad de la sociedad marplatense. Aquí nos encontramos con que el 96 por ciento de los consultados consideró a la inseguridad como un problema grave (más del 57 por ciento muy grave y casi un 39 por ciento como grave). Esta sensación se percibe de igual manera en la mayoría de los barrios, en donde los vecinos afirman que su barrio es un poco inseguro o muy inseguro en porcentajes superiores, en la mayoría de los casos, al 80 por ciento.

Ante la posibilidad de brindar la opinión sobre la forma que se solucionaría el problema de la inseguridad, los consultados hicieron hincapié mayoritariamente en la mejora del sistema educativo y en segundo lugar en el "endurecimiento" y cumplimientos de las penas. En tercer lugar, la ciudadanía marplatense manifestó que la aplicación de políticas contra la drogadicción y la "aceleración" de cuestiones relacionadas a los procesos judiciales también solucionarían el problema de la inseguridad.

Los entrevistados revelaron cierto grado de impotencia frente a los actos delictivos, por tal motivo afirmaron en su mayoría que no hacen la denuncia frente a los ilícitos de los que son víctimas, ya que consideran que "es una pérdida de tiempo" y no se va a hacer justicia frente a los mismos.

Sistema judicial

Existe un reclamo frente a lo que se considera un sistema judicial deficiente, existiendo en un importante número de consultados la sensación de que los sucesos delictivos no tienen su correlato en acciones judiciales concretas.

Esto se presenta por dos aspectos: Por un lado, porque consideran que las causas de la inseguridad son de tipo estructural y no se resuelven con acciones coyunturales (la droga aparece claramente como la opción más importante, siguiendo en importancia la falta de educación).

Por otro lado, se observa que la mayoría de las experiencias delictivas que tuvieron los encuestados fueron con delincuentes menores de edad que no entran en el marco de la pena legal. Sin dudas la participación de menores en actos delictivos es una de las cuestiones que la ciudadanía observa con mayor preocupación. En ese segmento etario es donde la proliferación de las drogas, como suceso que afecta o altera las conductas, se encuentra más presente (claro ejemplo de ello es el paco), también es en donde las deficiencias del sistema judicial quedan más expuestas y la falta de contención, ya sea educativa o familiar, actúan con mayor dureza.

Frente a esto la abrumadora mayoría de los consultados, casi 8 de cada 10, opinó que debe bajarse la edad punible, mayoritariamente a 12 años (34,4 por ciento). En total, el 77 por ciento se expresó a favor de bajar la edad de inimputabilidad. También se refirieron a que los menores deben cumplir su condena en cárceles para menores (54,5 por ciento). Esto una muestra más de la falta de credibilidad que existe en relación a la función del actual sistema carcelario y la forma que actúa sobre los menores. Puntualmente en relación al sistema carcelario, más de tres cuartas partes del universo encuestado cree que no cumple con la función de rehabilitar y reinsertar al delincuente en la sociedad. En total, el 76 por ciento opina así.

Medidas extremas

Frente al malestar que aqueja a nuestra ciudad, los entrevistados manifestaron estar de acuerdo con la implementación de medidas extremas para solucionar el problema de inseguridad: el 72 por ciento se expresó a favor de la pena de muerte. Más del 65 por ciento afirmó estar de acuerdo con la castración de violadores y un 45 por ciento afirmó estar de acuerdo con lo que se denomina vulgarmente como "justicia por mano propia".

Sin embargo, cabe hacer una aclaración en lo que opinan los consultados frente a lo denominado "justicia por mano propia", a pesar de existir un 45 por ciento de aceptación de esta medida, ninguno de ellos afirmó haber ejercido esa medida, es más, en relación a esta llamativa cifra, se les consultó sobre la posesión de armas de fuego y más del 75 por ciento de los consultados afirmó no poseerlas, pero quizás el dato más significativo es que casi la mitad de aquéllos que no están armados no piensa en comprar un arma como forma de afrontar el problema de la inseguridad.

Métodos preventivos

Sin dudas, los marplatenses han tomado algunas medidas para afrontar el problema de la inseguridad. Casi la mitad del universo encuestado afirmó que instaló alarmas en su domicilio, casi 7 de cada 10 consultados colocó rejas o cercos en sus hogares, mientras que casi un 30 por ciento contrató un seguro contra robos. La mayoría de población se protege de la inseguridad provocando una creciente demanda con cada vez más clientes consumidores de alarmas, seguridad privada, cámaras, cerraduras especiales entre otros.

Existen reclamos por parte de la ciudadanía que no puede acceder económicamente a implementar dichas medidas preventivas. Son las familias de bajos recursos que aseguran que "no pueden comprar seguridad", lo cual los ubica en un grado de vulnerabilidad e impotencia muy alto. Dicho universo son los que mas hincapié hacen en el accionar policial, ya que es la única medida que está a su disposición.

En referencia al accionar policial los consultados se reparten en partes casi iguales entre aquellos que manifiestan que la implementación del 911 redundó en una mejora en la prevención del delito y aquéllos que no opinan así. El 36 por ciento dice que sí y el 38 por ciento que no.

El mayor reclamo en relación al accionar policial se vincula con el tiempo que se tarda en acudir a un llamado de emergencia, también existen reclamos vinculados al patrullaje y a la forma de controlar el delito. En este sentido, el 42,5 por ciento dice que la policía no actúa "ni bien ni mal" y el 30,3 por ciento "bastante mal". Sólo uno de cada diez personas tiene una visión positiva del accionar policial y casi la mitad opina negativamente del patrullaje. El 35,8 por ciento afirma que no está "ni bien ni mal" y el 30,3 por ciento "bastante mal".

En cuanto al tiempo que la policía tarda en acudir por un llamado, el 27,3 por ciento dice que está "bastante mal", el 26,3 por ciento "ni bien ni mal" y el 23,6 por ciento "bastante bien".

Ficha técnica:

- Instituto autor: Consultora Doxa

- Fecha de realización: entre el 22 y 26 de septiembre de 2008.

- Universo: personas mayores de 18 años residentes en Mar del Plata.

- Muestra: 700 casos sobre la población total.

- Tipo de muestreo: probabilística, estratificado y coincidencial. Se tomaron 20 puntos de muestra distribuidos proporcionalmente por los circuitos electorales.

- Tipo de cuestionario: semiestructurado, con una pregunta de respuesta abierta, la cual luego fue codificada en diversas categorías.

- Distribución porcentual por género: femenino, 51 por ciento; masculino, 49 por ciento.

- Distribución porcentual por rango erario: de 18 a 29 años, 29,3 por ciento; de 30 a 49 años, 35,7 por ciento; de 50 a 65 años, 21,7 por ciento; y más de 65 años, 13,3 por ciento.

Comentá la nota