El 94 por ciento de lo gastado en el primer trimestre de 2009 fue destinado a sueldos.

La lectura de la ejecución presupuestaria de los primeros tres meses del año demuestra lo acotado del margen de acción de gestión: el municipio destinó el 94 por ciento de sus erogaciones a pagar los haberes del personal. Contó con sólo 1,3 millón de pesos para los demás compromisos de funcionamiento. La subejecución del Presupuesto impacta en programas sociales, obras públicas, deportes, turismo, y cultura. Los ingresos por recaudación de Tasas proyectados a fin de año, muestran un déficit de unos 45 millones de pesos. Se trata de un informe de la agencia ANB.
La escasa recaudación en concepto de Tasas y el alto compromiso de fondos destinados el pago de sueldos al personal, llevan al municipio a un estado de casi paralización, en el que no se realizan obras públicas con financiamiento propio, se acumula una millonaria deuda con proveedores, ni se ejecutan programas sociales, culturales, turísticos, y deportivos, entre otros.

La ejecución presupuestaria del primer trimestre del año demuestra que un 94 por ciento de las erogaciones fueron destinadas al pago de haberes del personal de planta, contratados y personal político.

La cancelación de sueldos se llevó en los primeros tres meses 20.218.369 pesos; mientras que las erogaciones totales en el mismo período fueron de 21.514.775 pesos.

Este nivel de compromiso de recursos, sólo permitió disponer de 1,3 millón de pesos que se destinaron, fundamentalmente, a la compra de repuestos de maquinaria, combustible, el pago de servicios como electricidad y gas, y el sostenimiento de planes sociales (Políticas Alimentarias y Manos a la Obra, fundamentalmente).

La comparación entre los ítems Ordenado a Pagar en el Mes, y lo efectivamente Pagado en el mes, demuestra en lo correspondiente marzo una diferencia negativa de 3,1 millones de pesos (13,6 millones ordenados, contra 10,5 cancelados). La proyección trimestral de esos conceptos permite observar casi 9 millones de pesos de compromisos no pagados (21,5 millones cancelados contra 30,5 comprometidos).

La diferencia es entendible por la acumulación de deuda con proveedores.

La caída en la recaudación propia (Tasas municipales) explica la falta de recursos (ver nota en link aparte). A lo que debe sumarse la sobreestimación de ingresos que llevó a la gestión de Marcelo Cascón –con Jorge Temporetti como secretario de Economía-, a incluir en el Presupuesto anual numerosos programas, hoy incumplibles por la ausencia de recursos.

Además, el financiamiento nacional para obras públicas, previsto en el año en más de 23 millones de pesos, no llega en el primer trimestre al 1 por ciento de ese monto.

Así, la subejecución presupuestaria es notable en áreas como "Obras Públicas con Rentas Generales", que contaba con un presupuesto anual de 6.2 millones de pesos y sólo se gastaron 68 mil en los primeros tres meses del año (22 Viviendas La Paloma, Barrio 10 de Diciembre, y redes cloacales).

La inexistencia de recursos impactó negativamente en la implementación de programas deportivos, culturales, sociales, y planes como la Tenencia responsable de canes, la Formación Ciudadana Juvenil, la Semaforización, la conformación del Mapa del Delito, y la Escuela Vial, entre muchos otros.

En el área de Cultura, el presupuesto anual de transferencias a ese organismo para el financiamiento de programas y proyectos es 1,1 millón de pesos, y durante los primeros tres meses se gastaron 10.500 pesos.

Por ejemplo, no se pagaron durante el trimestre los 6 mil pesos mensuales de alquiler del Cine Arrayanes, el aporte a la Biblioteca Sarmiento, ni se transfirieron fondos al Coro de Jóvenes y Niños Cantores, al desarrollo de Espacios Culturales, a la Escuela de Arte La Llave, entre muchos otros programas presupuestados.

En Deportes, el presupuesto autorizado (anual) supera el 1,3 millón de pesos, y sólo se pagaron 10 mil pesos en los primeros tres meses, de los cuales casi 7 mil corresponden al funcionamiento de la Pileta municipal durante los meses de verano. Programas como Albergues Deportivos, Escuela de Guardavidas, Escuela de Montaña de Verano, Eventos Especiales (con más de 47 mil pesos de presupuesto), Gimnasios 1, 2, 3 y Velódromo, adquisición de material deportivo, Plan de Natación, entre muchos otros, figuran con 0 pesos pagados.

El rubro Transferencias para Erogaciones de Relaciones Institucionales (con un Presupuesto anual de más de 6,5 millones) no tuvo ningún movimiento, a pesar de estar incluidos conceptos de trascendencia como Presupuesto Participativo, Talleres de Capacitación a dirigentes barriales, y Desarrollo de Capacidades en Participación Ciudadana.

En tanto, el rubro Social muestra mayor monto de pago acumulado (más de 147 mil pesos), pero el porcentaje sobre el Presupuesto anual equivale a un irrisorio 1,5 por ciento. Los Programas que acumulan mayor cumplimiento son Políticas Alimentarias (47 mil pesos), Plan Manos a la Obra (35 mil pesos), Aporte para los Centros Integrales Comunitarios (32 mil pesos), entre otros.

En cambio, sólo se pagaron en los primeros tres meses del año 899 pesos del Programa de Mejoramiento Habitacional que tiene presupuestado 1,2 millón de pesos. Con 0 pesos aparecen planes como Apoyo a la tercera edad y discapacidad; Fortalecimiento de la comunidad; Aporte Social a Obras Varias; Centro de Prevención; Jardín Pudú Pudú; entre muchos otros.

Turismo repite el esquema de inexistencia de recursos y la consecuente falta de implementación de políticas. Programas como Jerarquización de Servicios Informativos Turísticos; Mejora de los Servicios y Atractivos Turísticos; Turismo accesible; Encuesta perfil del turista; Cartelería Turística; Elaboración de material gráfico; Concientización turística de la comunidad, entre otros, figuran con nula actividad.

Comentá la nota