El 31 por ciento de los autos no está en correctas condiciones

Luego de su ampliación, la planta está en pleno funcionamiento, con un promedio de 400 exámenes diarios. Los mayores inconvenientes están en frenos, luces, neumáticos y trenes delanteros.
Mientras la mayoría de los organismos estatales aprovecha los meses de verano para disminuir su volumen de actividades a lo indispensable, en la planta bahiense de Verificación Técnica Vehicular (VTV) sucede lo contrario: en los días que van desde mediados de diciembre hasta fines de febrero, las tareas se suceden febrilmente, en medio de largas filas de vehículos que esperan por su examen anual de rutina.

Tan sólo en las últimas semanas, los técnicos y mecánicos de la planta vienen controlando el funcionamiento integral de unos 430 vehículos diarios, entre automóviles, camiones, camionetas, combis y ómnibus. "Llegamos a tener picos de 500 a 530 autos en los días finales de diciembre", revela el jefe zonal de la VTV, ingeniero Víctor Fermanelli.

"La mayoría de los problemas detectados por los técnicos se encuentran en los frenos, las luces, el tren delantero y la contaminación emanada por el caño de escape", detalla el titular de la planta.

Claro que también hay otros inconvenientes, como cuenta César Scorolli, inspector mecánico en la planta desde hace 6 años. "Nos encontramos con toda clase de situaciones. Desde un modelo '80 en perfecto estado hasta autos nuevos que están muy descuidados, y los dueños se enojan por los resultados, con gritos e insultos", cuenta.

Y agrega que "también hay casos de gente que compró un auto usado, y en el resultado se entera que la numeración del motor está borrada, y de pronto no sabe si el vehículo tiene origen robado. En esos casos, aconsejamos que vayan al Registro Automotor correspondiente", comenta Scorolli.

El examen

A cada persona que llega a VTV se le entrega un número, equivalente a su turno para ser recibido en las oficinas de Atención al Cliente, donde ser cargan todos los datos y papeles del vehículo. Completado ese trámite, se ingresa a las líneas de inspección.

Allí se revisan la suspensión, los frenos y la alineación general, además del estado de los neumáticos, luces, gases, cinturones de seguridad, matafuegos, balizas y numeraciones.

La tercera y última etapa se realiza en las fosas mecánicas, donde los técnicos analizan el estado del tren delantero, la dirección y la parte interior de los neumáticos.

Finalizadas las instancias de control, los conductores aguardan los resultados, que pueden traducirse en tres clases de obleas: "Apto" (vehículo en óptimas condiciones para circulación), "Apto condicional" (cuenta con una prórroga de 60 días para solucionar los problemas detectados, antes de un nuevo chequeo obligatorio) y "Rechazado" (problemas considerados graves, con riesgos para el conductor y para terceros, con recomendación de no circular).

En este punto, Fermanelli aclara que la planta de VTV "no retiene ningún vehículo, cualquiera sea su estado", ya que ese tipo de tareas está en manos policiales o del Cuerpo de Inspectores municipales.

Cuestión de números

De acuerdo con las estadísticas que manejan responsables y técnicos de la planta bahiense de VTV, entre el 30 y 32 por ciento de los vehículos es calificado como "Apto condicional" o "Rechazado". El número, si bien es significativo, está dentro de la media nacional: apenas por debajo de Mar del Plata y prácticamente igual que en Buenos Aires.

Martín, que llegó desde el barrio Almafuerte, espera los resultados desde hace unos minutos. "La verdad es que es un trámite rápido. La oblea se me venció en diciembre y vine a renovarla, sobre todo porque ahora voy a salir a la ruta. Lo primordial es la tranquilidad de un buen control", asegura.

Está claro que el denominador común de la VTV es la seguridad vial, un detalle clave en cualquier país, pero sobre todo en la Argentina, donde las cifras de accidentes de tránsito lideran la estadística mundial.

"Tener el vehículo en buenas condiciones reduce los márgenes de cualquier riesgo o eventualidad", concluye Fermanelli. Y tiene razón.

Guía práctica

* La planta de VTV está abierta de lunes a viernes, en los turnos de 8 a 12 y de 14 a 20, siempre en la sede ubicada en Camino Sesquicentenario y Jujuy.

* El trámite, que tiene un costo total de 96,71 pesos, insume una demora promedio de entre 45 minutos y 1 hora.

* Los 0 kilómetro pueden presentarse recién a los 24 meses. El resto debe hacerlo de forma anual.

* Todo vehículo que haya superado los 20 años de antigüedad y realice el examen en forma regular, tiene el beneficio de un 50 por ciento de descuento.

* Lo mismo sucede con aquellos automóviles considerados de colección. Para recibir el descuento, deben contar con una certificación del club o entidad que los nuclea.

* El control es obligatorio para todos los vehículos, incluyendo al parque automotor del municipio, Policía, Bomberos, Defensa Civil, el CUIM, empresas, cooperativas y organizaciones en general, sin excepción.

* A los vehículos detectados en calles o rutas sin la oblea actualizada de VTV se les labra un acta, quedando las multas económicas a criterio del Juzgado de Faltas. En algunos casos, la cifra puede rondar los 2.500 pesos.

* Además de los controles obligatorios, existe la posibilidad de realizar verificaciones técnicas optativas, en caso de considerarlo necesario.

* Para mayores informes, puede consultarse al 455-4820 en los horarios de atención consignados.

Son menos los accidentes

La cantidad de accidentes de tránsito en las rutas que van a la costa atlántica bajó un 64% en la primera quincena de este año respecto del mismo período de 2009, mientras se duplicaron las atenciones médicas en los hospitales móviles instalados en Mar del Plata, según informó ayer el Ministerio de Salud bonaerense.

El dato surge de la comparación de las atenciones médicas realizadas en los 14 puestos sanitarios ubicados a lo largo de las rutas 2, 11 y 74.

En las primeras dos semanas de este año se contabilizaron 54 accidentes viales, 96 menos que en 2009, cuando se registraron 150, y se duplicó la cantidad de atenciones diarias en esos hospitales móviles, donde se pasó de 140 a 280 consultas con un total de 3.360 pacientes atendidos.

"Con la instalación de estos móviles logramos descomprimir la atención por patologías banales en los hospitales de la ciudad que suelen verse hiperdemandados por la enorme afluencia de turistas durante los meses de verano", explicó el director provincial de Emergencias Sanitarias, Adrián Tarditti.

Según Tarditti, entre los principales motivos de consultas figuran las alergias, quemaduras de sol, hipertensión, escabiosis, faringoamigdalitis, anginas bacterianas y virales, traumatismos varios, heridas cortantes y otitis medias agudas

Comentá la nota