Los científicos alertan que lo peor aún puede estar por llegar

Afirman que un nuevo sismo de gran intensidad podría golpear la zona
CHICAGO.- Haití y sus vecinos deben prepararse para nuevos terremotos de gran intensidad, después de que los temblores de la semana pasada aumentaron la presión sobre una extensa falla tectónica, según alertaron científicos.

Paul Mann, investigador del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas, advirtió que por el hecho de que ya hayan comenzado los trabajos de reconstrucción la gente no debería presuponer que el peligro ha pasado. "Es probable que el alivio de la presión que se produjo en el sector cercano a Puerto Príncipe haya aumentado la presión sobre los segmentos adyacentes de la falla", dijo Mann.

Los investigadores ya han comenzado a trabajar en modelos de predicción para calcular el efecto que el terremoto de 7 grados de magnitud ocurrido hace una semana ha tenido sobre los segmentos adyacentes de la falla. "Este sistema de fallas tiene cientos de kilómetros de extensión y el segmento cuya ruptura ocasionó este terremoto es de apenas 80 kilómetros", precisó Mann.

"Existen muchos otros segmentos que están juntando presión, en una zona donde no se producían terremotos desde hace cientos de años."

"Potencialmente, cualquiera de esos segmentos puede causar un terremoto similar al que golpeó a Haití." Afortunadamente, sólo hay dos grandes centros poblados situados a lo largo de la falla: Puerto Príncipe y Kingston, la capital de Jamaica. Pero como quedó demostrado por el caos que siguió a los temblores ocurridos una semana atrás, el impacto de un terremoto de tal magnitud puede ser "paralizante", aseguró Mann.

Un peligro suplementario lo constituye el hecho de que el segmento que se quebró no es de los más cercanos a Puerto Príncipe. Y existe un segundo sistema de fallas, que se extiende desde el norte de Haití hasta República Dominicana, que no se ha quebrado en 800 años y ha concentrado presión suficiente para desatar un terremoto de 7,5 grados de magnitud. "La pregunta es cuándo van a producirse esas rupturas", dijo Mann, y añadió que es muy difícil predecir "si eso ocurrirá la próxima semana o dentro de 100 años".

Evaluación de riesgo

Eric Calais, un geofísico francés que trabaja en la Purdue University de Indiana, es uno de los científicos que intentan hacer una evaluación de los riesgos. Hace años advirtió a las autoridades haitianas de los peligrosos niveles de presión que concentraba la falla que produjo el terremoto de la semana pasada, pero no fue mucho lo que pudo hacerse por reforzar la endeble edificación de una nación sumida en la pobreza.

"No hay que culpar al gobierno de Haití", dijo Calais. "Nos escucharon atentamente y conocían los riesgos. Estaban muy preocupados y comenzaron a tomar medidas al respecto. Pero todo sucedió demasiado pronto."

Calais comenzó sus investigaciones sobre este sistema de fallas en 2003 y entregó de inmediato sus primeros hallazgos al gobierno de Haití. Incluso se reunió con el primer ministro. En marzo de 2008, Calais y Mann presentaron un informe que mostraba que la falla había concentrado suficiente presión para causar un sismo de 7,2 grados. Pero no pudieron precisar cuándo se produciría, y el gobierno estaba muy ocupado en recuperar el país de los cuatro huracanes del año.

Como el gobierno ya había comenzado a trabajar en un plan de respuesta de emergencia, era poco lo que podía hacerse para modernizar o reforzar las edificaciones clave, como hospitales, escuelas y edificios de gobierno desde los cuales pudieran coordinarse los operativos de rescate. "Haití es un país pobre", dijo Calais. "Reforzar un edificio para que resista un sismo de gran escala puede ser tan costoso como reemplazarlo", añadió.

La devastación hará posible reconstruir Haití con edificios más resistentes, opinó el geofísico francés, y señaló que existen soluciones de ingeniería relativamente económicas que pueden aplicarse para asegurar que los edificios no colapsen en caso de un nuevo sismo.

Comentá la nota