Cien millones de razones para prestarle atención a la soja

El aporte por la coparticipación del impuesto a la soja ronda los 100 millones de pesos para Santa Cruz en el 2010, según el Presupuesto provincial. El 30 por ciento va a los municipios. Todo ello deberá ser destinado a obras.

En su extenso territorio provincial - el segundo más grande de la Argentina después de Buenos Aires -, la provincia de Santa Cruz no posee un metro cuadrado de plantación de soja. Sin embargo, hay cien millones de razones para tener en cuenta a esta leguminosa.

El Presupuesto provincial enviado a la Cámara de Diputados de Santa Cruz calcula en unos 100 millones de pesos el ingreso por la coparticipación del impuesto a la soja, que en su momento formara parte de los encontronazos entre el Gobierno nacional y el sector rural argentino.

Aunque muchas de ellas no tengan una hectárea de soja sembrada en su territorio, las provincias argentinas - entre ellas por supuesto Santa Cruz – recibirán el Fondo Federal Solidario (FFS) como un paliativo de cara al 2010, pero Nación sigue sin cumplir con el piso de coparticipación del 34 por ciento.

La utilización del FFS, establece claramente que será para infraestructura, por lo que el gobierno provincial y los municipios, deberán aplicar el fondo para obras programadas para el 2010, en el marco de una delicada situación en la construcción.

Río Gallegos ya tiene programado qué hacer con parte de los aportes por el fondo sojero. Será cerca de 3 millones ochocientos mil que irán a obras cloacales y pluviales.

Bienvenida soja

Días atrás TiempoSur publicó un informe privado del Instituto Argentino de Análisis Fiscal, que comparó los ingresos de coparticipación para el año próximo de los distritos provinciales, con el pago del Fondo Federal Solidario (FFS), como se conoce al aporte realizado por Nación a la exportación de soja.

El FFS permitió que el envío relativo estuviera por encima del 34%, concretamente en un 34,4% en los primeros diez meses del año. En este trabajo se lo considera envío automático, aunque ello no implique en absoluto que se están coparticipando legalmente los derechos de exportación.

El mismo estudio sostiene que si el impuesto al cheque modificara su coparticipación, pasando a ser similar a la del IVA, automáticamente se cumpliría con el piso de coparticipación. Pero si esto se hiciera en este momento por ejemplo, igualmente quedaría un periodo de tiempo en el cual no se cumplió con el mínimo, y las provincias podrían reclamar ese dinero a la Nación. En valores actuales, ese dinero equivale al 22% de la deuda que las provincias tienen con la Nación.

Respecto a lo que puede suceder en 2010, el Fondo Federal Solidario permitiría seguir cumpliendo con el mínimo del 34%, considerando que no se hace ninguna modificación en el reparto de fondos.

Envíos automáticos

Una cuestión interesante surge al considerar como envío automático al dinero del FFS, también llamado fondo sojero, que funciona desde abril de este año y que se distribuye a las provincias según los coeficientes de distribución secundaria de la coparticipación. Esto más allá que desde el punto de vista legal los derechos de exportación no son coparticipables.

Si se analiza el presupuesto del año 2010, se aprecia que se estima un FFS de 6.648 millones de pesos, cifra que supera a la necesaria ($6.339 millones) para cumplir con un envío relativo superior al 34%. La incorporación del FFS a las transferencias automáticas del corriente año también permitirá superar el mínimo establecido en la ley.

Es decir que el FFS posibilitaría también en 2010 el cumplimiento del piso, más allá de la discusión que pudiera existir respecto a si debe considerarse o no en el cálculo del envío automático. El criterio de este trabajo es considerarlo por el hecho de constituirse como una proporción fija (el 30%) de la recaudación de retenciones al complejo sojero.

La gran discusión por el reparto de fondos

Si bien existen transferencias desde el gobierno nacional a las provincias no automáticas, tanto corrientes como de capital, que se suman a las automáticas; ha surgido, entre otras, la discusión respecto al no cumplimiento del artículo 7 de la ley 23.548 de coparticipación federal de impuestos.

Comentá la nota