Cien enfermeros al nuevo hospital.

La mayoría es para cubrir camas que se sumarán en las áreas de pediatría y neonatología. Será excluyente tener título. Era un reclamo histórico de ATSA.
Cuando empiece a funcionar a pleno a fin de año, el nuevo Hospital Rawson contará en su plantilla de personal con 100 enfermeros más. Serán designados en planta permanente por Salud Pública y promete ser una medida inédita, ya que nunca ingresaron tantos agentes al mismo tiempo al Estado para atender cuestiones de salud. Los trabajadores serán afectados, preferentemente, a cubrir las demandas en terapia pediátrica y terapia neonatológica, que en el nuevo nosocomio tendrán más camas que en la actualidad. La cifra alcanza a cubrir el reclamo del gremio de la sanidad, que desde hace años pedía el nombramiento de 80 enfermeros en el principal hospital de la provincia.

La medida responde principalmente a la necesidad de atender servicios sensibles que serán ampliados cuando funcionen a pleno la primera y la segunda fase del nosocomio que mañana inaugurará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Según el ministro Oscar Balverdi, terapia intensiva neonatológica y terapia intensiva pediátrica tendrán más camas. Además, las dos áreas contarán con terapia intermedia que en el actual Hospital de Niños no existe.

En los dos servicios habrán 46 camas nuevas. Pediatría y Neonatología tienen hoy 5 de terapia intensiva cada una y pasarán a contar con 12; mientras que entre los dos sumarán 32 camas más de terapia intermedia. Los que no sean afectados a éstos servicios, irán a cubrir otras áreas de acuerdo a las necesidades que se vayan presentado, explicó ayer el titular de Salud Pública.

Según Balverdi, la idea es que los enfermeros sean designados entre noviembre y diciembre, justo antes de que el Rawson empiece a trabajar normalmente tras los seis meses que se calcula insumirá la mudanza del viejo al nuevo edificio. El requisito excluyente para los interesados será tener título: pueden ser auxiliares de enfermería o enfermeros universitarios. Y no importará que estén trabajando en el sector privado, en la medida que no exista incompatibilidad horaria.

Los enfermeros ingresarán al Estado bajo la excepción que establece la Ley de Emergencia Financiera que rige desde hace más de 10 años, que impide los nombramientos en la planta estable como medida para contener el gasto corriente. Al ser servicios esenciales, en los últimos años tanto Salud Pública como Educación quedaron fuera de los alcances de la norma y pueden designar personal para cubrir vacantes o los puestos vitales que se creen.

La decisión política oficial viene a saldar un viejo pedido del gremio de la sanidad (ATSA). Desde la década del 90, pide insistentemente que se designe personal para cubrir puestos y renovar el sector más envejecido del plantel de enfermeros que tiene el Estado. Según el gremio, sólo en el Hospital Rawson hacía falta 80 enfermeros. Ayer, el secretario General, Alfredo Duarte, se mostró satisfecho con la noticia (ver aparte).

Según el propio Duarte, las cifra de 100 enfermeros al mismo tiempo no tiene antecedentes. Recordó que en el gobierno de Carlos Gómez Centurión hubo una designación masiva, pero "no fueron tantos como ahora".

Se espera que sea el inicio de una serie de designaciones en Salud Pública. Balverdi anunció que habrá más cuando esté lista la tercera etapa del nuevo edificio, en donde funcionarán los servicios de Clínica Médica, Diagnóstico por Imagen, Cardiología, Unidad Coronaria y Terapia Intensiva de Adultos. Los dos últimos tendrán más camas que en la actualidad y, dijo el ministro, hará falta más personal de enfermería.

Pero los nombramientos no serán sólo de enfermeros. Balverdi adelantó que también necesitarán de médicos para atender en los servicios que tendrán más capacidad. Los profesionales deberán ser designados antes de que el Rawson funcione en el nuevo edificio, aunque por ahora no está definido cuántos serán.

Comentá la nota