Cien atenciones mensuales en el Servicio Local

El organismo que se ocupa de las cuestiones relacionadas con niños y adolescentes desarrolla una valiosa actividad dando respuesta a una creciente demanda.
Desde su implementación, en diciembre del año pasado, el Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño y Adolescente viene cumpliendo con una valiosa actividad que se va ganando un lugar a fuerza de trabajo.

Los integrantes del organismo son Mariela Bozzolani, Carolina Betbedé y Leandro Mendoza, quienes se multiplican para dar cobertura a la infinidad de casos que llegan hasta ellos.

En diálogo con La Voz de Colón explicaron algunos detalles de la labor que desarrollan, y que por ser de reciente ejecutoria no es todavía conocida en amplitud. De acuerdo a la estadística, están atendiendo un centenar de casos mensuales; dentro de una amplia gama de situaciones: fuga de hogar, abuso sexual, adicciones, delitos, problemas de conducta, situaciones familiares, etc.

Mariela Bozzolani señaló un dato interesante. La cantidad de casos en que los propios padres recurren al Servicio Local para plantear las dificultades que encuentran para ponerle límites a sus hijos. Esta situación, que se repite con mucha frecuencia, es reveladora de las características de la ayuda que puede brindar este organismo, dentro de un amplio abanico de posibilidades.

Realmente es muy variada la escala de cuestiones que pasan el Servicio Local. El psicólogo Leandro Mendoza explicó que la mayoría de los casos les llegan provenientes de las escuelas. Es allí donde las docentes, en virtud de su especial percepción y por el trato directo con los alumnos, suelen detectar algunas situaciones que merecen un tratamiento específico.

Igualmente, y contrariamente a lo que podría pensarse, durante este receso escolar, producto de las vacaciones de invierno y de la licencia adicional por la epidemia de gripe A, que suspendió las clases por espacio de un mes, no disminuyó la cantidad que debieron ser tratados.

La escuela es el principal origen de casos, pero no es el único. Por diferentes vías los episodios que merecen tratamiento llegan hasta los integrantes del Servicio Local, que se abocan a darle solución.

Además de las maestras que advierten que algo anda mal, a veces son los vecinos o parientes de un chico en problemas, y en otras ocasiones son los mismos padres los que recurren en busca de ayuda.

Precisamente la intención de esta nota es difundir la existencia del Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño y Adolescente, a fin de hacer notar su labor y que ello sirva de estímulo para quienes viven de cerca alguna situación de este tipo, para que sepan adónde pueden recurrir ante una necesidad.

Comentá la nota