El cielo porteño fue escenario de la destreza de jets franceses

El cielo porteño fue escenario de la destreza de jets franceses
Una multitud aplaudió el paso de la escuadrilla sobre la avenida 9 de Julio
En un mediodía pleno de sol, miles de personas se reunieron ayer en torno del Obelisco para disfrutar y aplaudir el paso de la escuadrilla francesa de acrobacia aérea, Patrouille de France, que pintó el cielo porteño con los colores de las banderas de Francia y de la Argentina, como parte de los actos del próximo bicentenario de la Revolución de Mayo.

Fueron cuatro pasadas cargadas de emoción en las que los jets causaron el deleite de grandes y chicos. Muchos empleados de organismos oficiales y de compañías de la zona encontraron una perfecta excusa al mediodía para dejar de lado, por un momento, sus actividades y disfrutar del singular atractivo en pleno centro porteño.

"Aproveché para escaparme de la rutina del comedor del trabajo y hacer el almuerzo al aire libre. ¡Este es el mejor almuerzo de la semana!", dijo Fernando Paz, pasante de un estudio de abogacía.

Precedidos por una escuadrilla de tres jets Pampa IA 63, de la Fuerza Aérea Argentina, de fabricación nacional, los nueve aviones Alphajet franceses surcaron el cielo porteño en cuatro ocasiones y arrancaron emoción y aplausos.

"Vine porque soy fanática de los aviones y el espectáculo no me desilusionó. Me hubiera gustado ver piruetas, pero lo disfrute igual porque pasamos un momento muy lindo con los chicos", dijo a LA NACION Paula Mercader, de 32 años, ginecóloga.

Aplaudidos por la multitud que se volcó en las avenidas céntricas y en torno del Obelisco, los aviones también fueron seguidos con gran atención desde numerosos balcones y terrazas del Centro, donde también se agolparon vecinos y aficionados a la aeronáutica, que saludaron el paso de los jets.

La escuadrilla francesa, que vino por primera vez al país, despegó del Aeroparque, se dirigió a la zona de Tigre y luego, por el Río de la Plata, fue hacia Quilmes y de allí al Congreso para pasar sobre la Casa Rosada. Luego, desde la zona sur del conurbano, la formación pasó cuatro veces a lo largo de la avenida 9 de Julio.

"Todo esto es muy emocionante. Me parece una ocasión fenomenal para ver algo que tiene que ver con la seguridad nacional, pero que también es recreativo", dijo a LA NACION Pedro Cofano, un artista plástico de 43 años.

Más tarde, los aviones Alphajet retornaron al Aeroparque, en cuyo sector militar se realizó un acto encabezado por el jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Jorge Chevalier; el jefe de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Normando Costantino, y el embajador de Francia, Frédéric Baleine du Laurens.

"Compartimos con ustedes, dignos embajadores de Francia, los mismos ideales de libertad, igualdad y fraternidad", dijo el brigadier Constantino a los pilotos franceses, una vez finalizado el espectáculo.

El jefe de la Fuerza Aérea Argentina intercambió presentes con el comandante de la Patrouille de France, Benjamin Souberbielle. El tenor Alberto Fernández junto con la banda de la Fuerza Aérea interpretaron los himnos nacionales de Francia y de la Argentina.

Comentá la nota