La ciclovía del noroeste, un paseo plagado de peligrosos obstáculos

La ciclovía del noroeste, un paseo plagado de peligrosos obstáculos
Tiene 17 kilómetros de extensión, pero se encuentra totalmente abandonada. El municipio promete recuperarla.
Los 17 kilómetros de la ciclovía que atraviesa la ciudad de Córdoba desde el norte hacia el noroeste se encuentran totalmente abandonados. Y el tramo comprendido luego del CPC de Argüello ya es casi imposible transitarlo.

Solados destruidos o prácticamente inexistentes, yuyos, peligrosos saltos, pasos a nivel y un tránsito incesante de vehículos acompañan la ciclovía en el trayecto que comienza en avenida Cardeñosa y culmina en Ricardo Rojas. A todo esto, hay que sumarle que el ancho de la senda se vio reducido a su mínima expresión en los márgenes de las vías del Tren de las Sierras, debido a los alambrados colocados por la empresa que explota el tendido ferroviario.

"Acá sólo se pueden usar bicicletas todo terreno", dijo irónicamente Fabricio, uno de los cientos de ciclistas que usan la vía diariamente. "Desde el CPC de Argüello es muy peligroso. Si te descuidás, te comés un pozo y te podés golpear muy feo", resumió.

En varios trayectos ya no existe la ciclovía, sino una huella rodeada de barro y yuyos. Ese panorama se puede apreciar en avenida Ricardo Rojas, entre el 8300 y el 8700. En otros sectores, el hormigón se levantó y creó peligrosas rampas, como en varios de los puentes construidos sobre los desagües.

En la intersección con avenida Bodereau, barrio Villa Quisquisacate, el ensanche de avenida Ricardo Rojas se llevó varios metros de ciclovía, dejando sólo unos 40 centímetros de paso. Eso obliga a los ciclistas a descender a la calzada, por donde deben transitar para esquivar el incesante tránsito vehicular que existe en la zona.

Más adelante, metros después de cruzar Manuel de Falla, el hormigón de la ciclovía termina abruptamente y deja una peligrosa caída de casi 50 centímetros. Unos 30 metros después, la senda vuelve a comenzar de la misma manera. En este sector, los ciclistas también deben descender a la Ricardo Rojas, exponiéndose nuevamente al peligro.

El tramo concluye abruptamente a la altura del camping del Club de Empleados del Banco Nación. Allí, una tranquera abierta corta el paso a los ciclistas, que deben seguir su camino por la ruta que se dirige hacia Saldán.

Promesa de recuperación. Desde la Municipalidad aseguraron que este año se construirán y repararán 15 kilómetros de ciclovías. No obstante, aún no está definido cómo será la traza de la senda del noroeste, ya que se verá afectada por el ensanche de la avenida Ricardo Rojas.

Comentá la nota