"El ciclo político de Rozas y del rozismo está agotado", dice Capitanich

Para Jorge Capitanich, la elección del domingo próximo confirmará que "el ciclo político de Rozas y del rozismo está agotado", como le dijo a NORTE como parte del maratón de entrevistas que el gobernador concedió a los medios de prensa en esta semana, y en plena cuenta regresiva hacia los comicios del 28.

En una extensa charla, Capitanich dijo no tener en mente qué hará luego de 2011, pero aseguró que "por el momento" no piensa en buscar la reelección y que tampoco ve "condiciones para una proyección nacional". Además, se declaró convencido de que Aída Ayala no cumplirá su palabra de asumir como diputada provincial y calificó con un discreto "seis" a su equipo de gobierno en los 18 meses de gestión.

Oposición sin liderazgo

-Usted dijo que la elección será, principalmente, un plebiscito para la gestión de gobierno. ¿Pero el trasfondo no vuelve a ser una cinchada entre Capitanich y Rozas?

-No está planteado estrictamente así en el ámbito en el escenario político provincial en virtud de que nosotros no hemos visto liderazgo nítido desde el punto de vista de la campaña de la Alianza. En este sentido vemos que ellos han configurado una estrategia con posicionamientos de ejes negativos, y por otro lado fortalecer referencias territoriales que tienen que ver con Resistencia y Roque Sáenz Peña y los intendentes que gobiernan determinado tipo de municipios.

-¿Significa que una derrota de la Alianza no sería una derrota de Rozas?

-Pierde porque él es un eje vertebrador del escenario electoral. El problema central de la Alianza es que no ha tenido renovación política. Después de una derrota electoral usualmente los partidos se someten a procesos de elecciones internas abiertas para dirimir nuevos liderazgos. Creo que la Alianza no tiene un liderazgo nítido. Lo que ha evidenciado es su capacidad para armar una lista para estas elecciones, pero esto no significa la contención de la totalidad del radicalismo. Por lo tanto es responsable de la derrota.

-En 2007, antes de la elección, usted había dicho que los comicios iban a representar el final del ciclo de Angel Rozas, ¿y ahora?

-En una sociedad demandante, exigente y compleja como la chaqueña, hay que analizar con objetividad los ciclos políticos, que tienden a ser cada vez mas cortos. Creo que el ciclo político del rozismo está agostado.

-¿Del rozismo o de Rozas?

-De Rozas y del rozismo. Creo que ellos deberían después de estas elecciones establecer un mecanismo para lograr una renovación de figuras políticas. Como también al justicialismo le corresponde trabajar en el fortalecimiento institucional del partido, pero ellos creo que tiene una asignatura pendiente, de generar una fuerte renovación para establecer nuevos liderazgos.

Sin reelección ni proyección nacional

-Dijo esta semana que no va a buscar la reelección. ¿Es definitivo eso?

-

Por el momento sí.

-No existe "definitivo por el momento".

-Es una definición que la mantengo con mucha convicción porque entiendo que por la complejidad de la sociedad moderna y los plazos de los liderazgos políticos, es necesario hacer un gran esfuerzo para comprometerse fuertemente en cuatro años de gestión y que eso implique el esfuerzo para el cumplimiento de objetivos y metas de gobierno, y que a su vez genere las condiciones para una transición política de renovación de cuadros que garantice la continuidad del proyecto.

-Cuesta creer que alguien resigne la posibilidad de continuar sin tener nada a la vista. ¿Usted qué planea para después de la gobernación?

No tengo nada en vista, sinceramente creo que no están dadas las condiciones para ninguna proyección de carácter nacional, y creo que hay que ver exactamente la evaluación de los resultados.

-¿No se ve en el 2011 en un rol que tenga que ver con la presidencial de ese año?

-No. Para mí, en el caso de candidatos el justicialismo puede ofrecer muchos, y hay que ver los resultados del domingo.

-Volviendo a la elección local, ¿en bancas provinciales cuales son las expectativas?

Nuestra es lograr mayoría en diputados que sería entre 9 a 10 legisladores.

-En cuanto a la presidencia de la Cámara de Diputados, hay una costumbre que es que quien gana preside. Sin embargo últimamente la Alianza no respetó los acuerdos, por ejemplo en la asignación de la vicepresidencia primera.

¿Temen que esto suceda?

-Hay un tema que la única manera de dirimirlo es a través de un acuerdo político y los acuerdos políticos significan respetar el principio que el que gana obtiene la presidencia de la Cámara. Si hay 16 para cada lado, no hay mecanismo de desempate. Tiene que haber un acuerdo político.

-¿Las encuestas no se difunden porque no les están dando los números que esperaban?

-Se está consolidando la información, hay todavía trabajo de campo. Una encuesta se va a conocer el jueves (por hoy), pero las encuestas no definen el voto, la ciudadanía se expresa libremente, y la verdad es que esa actitud artera que tenía la Alianza para manipular con encuestas es una cuestión que es necesario terminarla definitivamente.

-Según lo que usted dice, en el 2011 deja la gobernación pero no hay rol nacional. ¿Que hará, entonces?

-Tengo alternativas pero no lo tengo claro. Quiero ir paso a paso. Primero la elección del domingo, después terminar el mandato cumpliendo los objetivos y metas que me propuse.

-Se dice que su gran apuesta es ser candidato a vicepresidente.

-No

-¿Nadie le habló de eso?

-No. Tengo experiencia en la política y no es tan sencilla. Los escenarios son muy dinámicos, depende de los resultados, de apoyos, y el 2011 está muy lejos.

Comentá la nota