Ciano admitió que los desbordes "son cada vez más frecuentes"

Se insiste en trabajar junto al Concejo Deliberante en la regulación y ordenamiento de la noche.
El secretario de Gobierno de la comuna, Ariel Ciano, insistió ayer en su idea de que el Departamento Ejecutivo comience a trabajar de manera conjunta con el Concejo Deliberante en la "regulación y el ordenamiento de la actividad nocturna" en la ciudad de Mar del Plata, incluyendo allí la revisión de algunas normas y la implementación de otras nuevas, que establezcan por ejemplo, la implementación de un tope horario para el comercio. "Hay que replantear las cosas para lograr que vuelva a haber una diversión nocturna sin excesos", le dijo el funcionario a LA CAPITAL.

Según explicó, la posibilidad de aplicar un tope horario para los locales nocturnos es una alternativa a tener en cuenta, por lo que pidió que los concejales analicen seriamente este tema junto a otras medidas vinculadas al ordenamiento de la nocturnidad. "Notamos que los desbordes son cada vez más frecuentes y esto amerita un trabajo profundo y en conjunto con los concejales", señaló. Ciano consideró necesario evaluar la posibilidad de poner en práctica una ordenanza que obligue a los bares, pubs y boliches a cerrar sus puertas a un horario determinado, pero aclaró que ése no es el único tema en el que se debe trabajar. "Hay muchas otras cuestiones que contribuyen a que haya problemas en la noche de Mar del Plata. Uno de ellos tiene que ver con ajustar la reglamentación para el personal de seguridad de los boliches o afrontar la problemática cada vez más extendida de las fiestas en domicilios particulares o el consumo de bebidas en la vía pública", explicó.

Según Ciano, el control que ejerce el municipio a través de sus inspectores "no es el único aspecto" que se debe tener en cuenta para normalizar las cosas, por lo que consideró importante poner en debate una gama de situaciones que "merecerían una nueva regulación" por parte de la Municipalidad. Ante las declaraciones del funcionario, ayer el concejal de la Coalición Cívica Guillermo Schütrümpf planteó sus reparos respecto de la implementación de un tope horario, al señalar que la propuesta -originalmente planteada por el gobernador Daniel Scioli- "difícilmente pueda cambiar una costumbre" arraigada en la población.

"No es conveniente que los bares cierren a las 3 para que los jóvenes luego queden deambulando por la calle o haciendo fiestas en lugares que no están permitidos", señaló.

Comentá la nota