Choques en la frontera entre Gaza y Egipto

Una protesta cerca de la frontera contra la decisión de Egipto de demorar una caravana de ayuda humanitaria se descontroló cuando cientos de jóvenes empezaron a tirar piedras. Balearon a un guardia y detuvieron a siete activistas extranjeros.
Un guardia fronterizo egipcio murió y unos 70 palestinos, policías egipcios y activistas extranjeros fueron heridos ayer en dos enfrentamientos registrados cerca de la Franja de Gaza luego de que Egipto no permitiera el paso de un cargamento de ayuda humanitaria con destino a ese territorio.

El guardia fronterizo murió por un disparo de un francotirador palestino cuando grupos de palestinos lanzaban piedras contra un puesto fronterizo egipcio en la frontera con la Franja de Gaza, indignados por la demora de los vehículos que transportaban ayuda humanitaria. Policías de Hamas, en el poder en la Franja de Gaza, dispararon al aire y lanzaron gases para dispersar a los manifestantes. Al menos 10 palestinos fueron heridos por balas de goma o afectados por los gases, informaron por su parte fuentes médicas palestinas.

El movimiento islamista Hamas, que gobierna la región palestina, convocó ayer a una protesta cerca de la frontera contra la decisión de Egipto de demorar una caravana de ayuda humanitaria en el cercano puerto egipcio de El Arish, pero la situación se descontroló cuando cientos de jóvenes empezaron a tirar piedras. El incidente ocurrió luego de que durante la noche se registraran enfrentamientos en El Arish entre policías egipcios y activistas extranjeros que acompañaban la ayuda humanitaria por la decisión de Egipto de no permitir que parte del cargamento entrara en Gaza por su territorio.

Al menos 50 activistas y más de diez policías egipcios fueron heridos en los choques, que terminaron también con la detención de siete activistas (dos estadounidenses, tres británicos, un kuwaití y un malayo), informaron fuentes de seguridad egipcias y organizadores de la caravana.

La caravana humanitaria Viva-Palestina va acompañada por 450 activistas pacifistas estadounidenses, británicos, jordanos, turcos y de otras nacionalidades, entre ellos también legisladores británicos que organizaron el viaje.

El grupo partió el 9 de diciembre desde Londres para llevar ayuda humanitaria a los palestinos en la Franja de Gaza, sometidos a un bloqueo económico por parte de Israel desde que Hamas tomó el poder en Gaza en junio de 2007. Los activistas protestaron en El Arish cuando Egipto les comunicó que 59 de los 200 vehículos con ayuda no podían ingresar a la Franja de Gaza por territorio egipcio sino que debían hacerlo a través de Israel, informaron los organizadores de la caravana.

Egipto fue acusado por distintos grupos palestinos y organizaciones humanitarias de cooperar con Israel en el bloqueo a la Franja de Gaza, pese a que El Cairo fue escenario de varias negociaciones para lograr un nuevo gobierno de unidad entre Hamas y Al Fatah, del presidente de la ANP, Mahmud Abbas. Israel lanzó a fines de 2008 una operación militar en la Franja de Gaza para impedir que extremistas islámicos lanzaran cohetes contra el sur del Estado judío.

En la ofensiva, que duró casi un mes, murieron cerca de 1400 palestinos, alrededor de 400 de ellos niños, y 13 soldados israelíes. La ofensiva fue condenada en un informe de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU por votación del plenario del organismo multilateral. A raíz de presentaciones judiciales, funcionarios israelíes responsables por la ofensiva debieron cancelar viajes a países europeos donde tienen procesos abiertos.

La Organización de Naciones Unidas llamó ayer a la calma tras los graves enfrentamientos violentos entre las fuerzas de seguridad de Egipto y manifestantes palestinos en Gaza. "Nos preocupan los acontecimientos violentos en la frontera entre Egipto y Gaza. Llamamos a la calma y al respeto de la soberanía egipcia", dijo ayer en una conferencia de prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

El vocero añadió que el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sigue preocupado por "las condiciones insostenibles de Gaza" e insiste en "la necesidad de que se reabran los puestos fronterizos" por los que Israel sólo permite el paso de cargamentos limitados de ayuda humanitaria.

Ban había reiterado el martes en una conversación telefónica con el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, su inquietud por la grave situación humanitaria de los 1,5 millón de habitantes de Gaza, que permanecen aislados desde que el movimiento islamista Hamas tomó el control del territorio en 2007.

Según la agencia oficial egipcia MENA, el guardia fallecido ayer fue víctima de los disparos de algunos "elementos palestinos" que abrieron fuego contra una torre de control situada en la zona de Salahedín, en el lado egipcio de Rafah, en la frontera con Gaza. El puesto fronterizo de Rafah entre Egipto y la franja palestina permanece cerrado desde 2007 y sólo se abre ocasionalmente por razones humanitarias.

Comentá la nota