Choque entre patrullero y micro deja saldo fatal de ocho muertos

El trágico hecho ocurrió en el barrio de San Cristobal. Murieron dos efectivos, una mujer que era llevada de urgencia al hospital en el móvil policial, tres de sus hijos y dos nietos. El accidente generó polémica debido a la falta de respuesta del Servicio de Emergencias bonaerense
Ocho personas murieron esta madrugada como consecuencia de un violento choque entre un móvil de la Policía Bonaerense -en el que trasladaban a una mujer enferma- y un colectivo, en el barrio porteño de San Cristóbal, en un hecho que generó polémica debido a la falta de respuesta del Servicio de Emergencias bonaerense.

De las ocho víctimas fatales, dos eran efectivos y las seis restantes eran integrantes de una misma familia de origen peruano: la mujer que era trasladada a un centro asistencial -llamada Petronila, de 75 años-, cuatro de sus hijos y dos nietos, según informaron autoridades de la Policía Bonaerense.

Si bien en un principio habían informado que entre las víctimas fatales había cinco indigentes que dormían en la calle, luego se confirmó que todos los muertos viajaban en la camioneta de la fuerza de seguridad y que entre ellas se encontraba la mujer que era llevada de urgencia como consecuencia de un problema cardíaco.

Junto a ella, también viajaban en la caja de la camioneta policial varios integrantes de su familia: dos hijos varones, dos hijas mujeres y dos nietos, según explicó este mediodía ante la prensa el superintendente de la Policía Bonaerense, Mario Valente.

El jefe policial indicó, en tanto, que los efectivos muertos fueron un subteniente -de 45 años, casado y padre de tres hijos- y un sargento de 28 años, casado y padre de un hijo.

El choque se produjo alrededor de las 0:30 de la madrugada en la esquina de la avenida Garay y la calle Combate de los Pozos, aparentemente porque la camioneta de la Policía provincial cruzó el semáforo en rojo.

En esa esquina, la camioneta -que venía a unos 120 km/h- impactó violentamente contra el colectivo, un interno de la línea 12 que cubre el trayecto entre los barrios de Palermo y Barracas, según relataron testigos del hecho.

El vocero de la Policía Federal, Tomás Vigliatore, dijo que el móvil policial -una camioneta con doble cabina- pertenecía a la seccional 3ra de Avellaneda de Dock Sud y llevaba a una mujer que tenía un problema cardíaco rumbo a un centro asistencial, luego de que sus familiares no habían conseguido una ambulancia.

Según las fuentes consultadas, además de los dos policías que iban en la parte delantera de la camioneta, murieron Petronila Giménez, la mujer que era trasladada, junto a cinco miembros de su familia, entre hijos y nietos.

También como consecuencia del accidente hubo seis personas heridas, cuatro de las cuales fueron trasladadas al Hospital Pena y las dos restantes al Argerich.

La tarea de los bomberos que llegaron al lugar poco después del choque fue liberar al conductor del vehículo policial que quedó aprisionado entre los restos de la camioneta, que resultó destruida por completo.

También quedó herido, aunque sin peligro para su vida, el conductor del colectivo involucrado, la unidad 31 de la línea 12.

El médico Jorge Vilesio, jefe de guardia del Hospital Penna, confirmó que allí fueron atendidas cuatro personas accidentadas en este episodio, y que la más grave es una mujer de 46 años que iba en la camioneta policial, acompañando a su madre.

La mujer ingresó en el hospital con politraumatismos graves incluido un traumatismo severo de cráneo, y se decidió operarla para colocarle un tubo en el tórax.

El médico informó además que un hombre de 61 años, que viajaba en el colectivo, llegó con traumatismo encéfalo-craneano y una herida cortante que fue suturada. La evaluación indicó que no recibió lesión que comprometiera su vida, pero quedó en observación.

También fue llevado al Penna el chofer del colectivo, de quien Vilesio confirmó que no corría peligro.

La cuarta paciente en el Penna fue una mujer de entre 65 y 70 años que sufrió una herida cortante en el arco superciliar derecho.

Después de que el corte fue suturado, la mujer se retiró por sus propios medios.

Comentá la nota