Choque entre bandas deja 5 muertos y 2 heridos

Los crímenes estarían vinculados a un ajuste de cuentas asociado a la venta de drogas

Cinco personas, entre ellas una adolescente, fueron asesinadas a balazos y otras dos resultaron heridas al ser atacadas dentro de la villa 21 del barrio porteño de Parque Patricios y los investigadores creen que los crímenes están vinculados a un ajuste entre bandas ligadas a la venta de drogas.

Una fuente de la investigación aseguró que no se trató de un solo tiroteo, sino que describió el caso como una “cacería humana”, al tiempo que admitió que una de las hipótesis es que el ajuste pudo haber sido por un tema vinculado al narcotráfico. Fuentes de la pesquisa informaron que el caso se produjo en distintos episodios ocurridos dentro de la villa 21, bordeada por las calles Luna, Zavaleta, Amancio Alcorta e Iriarte, detrás de la cancha de Huracán.

Fuera de control

Según los investigadores, todo comenzó cerca de las 2 de ayer, cuando dos jóvenes fueron asesinados a balazos y abandonados dentro de uno de los pasillos internos de la villa. Horas más tarde y a 200 metros del primer hecho, otro joven fue encontrado muerto y otras tres personas resultaron heridas, entre ellas un muchacho que horas después falleció en el Hospital José Penna antes de que pudiera ser intervenido quirúrgicamente.

Una fuente de ese centro asistencial dijo que el fallecido, que fue identificado por la policía como Eduardo Scala (21), presentaba al menos cuatro balazos.

Durante la mañana, efectivos de la comisaría 32ª hallaron el cadáver de una adolescente en Iriarte y Zavaleta, dentro de la villa, que fue encontrada acostada boca abajo y con un balazo en el pecho.

Por su parte, la directora del hospital Penna, Angela Toscano, afirmó que a ese centro asistencial “llegaron tres personas heridas. Uno llegó con cuatro heridas de bala en el tórax, otro con dos balazos (uno en la ingle y otro en el pie que le produjo una fractura) y una chica con herida lumbar”.

“El primero (por Scala) murió en el quirófano, cuando estaba siendo preparado para la operación”, explicó.

El segundo joven, al que la policía identificó como Johnatan Romero, llegó con una herida de bala en la ingle y otra que le provocó la fractura en uno de sus pies. “Finalmente la chica, que se encuentra estable en terapia intensiva, arribó al hospital con una herida de bala en la región lumbar con salida por el abdomen”, aclaró Toscano.

La directora del hospital explicó que a esta joven, identificada por la policía como María Solange Carreño (18), “se le practicó una nefrectomía, que es la extirpación del riñón”. En tanto, los otros tres jóvenes asesinados, hasta anoche no habían sido identificados por las autoridades policiales y judiciales que investigan lo ocurrido.

Los investigadores se mostraron sorprendidos por la violencia con la que se produjeron todos los homicidios y mantienen varias hipótesis sobre el hecho. Sin embargo, un jefe policial que participa de la pesquisa aclaró que “no se trató de un hecho en el que aparecieron cinco personas muertas, sino que los homicidios se produjeron durante el transcurso de la madrugada en distintos lugares de la villa”. Por eso, las fuentes creen que se trató de una especie de “cacería humana” vinculada a un ajuste de cuentas entre bandas, posiblemente relacionado al narcotráfico. Otras de las pistas que manejan los pesquisas indica respecto del crimen de la adolescente que probablemente se trate de un crimen pasional.

Comentá la nota