Cholo los chicos

Simeone guarda casi todo para la Copa y planta un equipo juvenil en el que habrá dos debuts absolutos. "Cuando necesitamos de un pibe, está preparado", apuntó.
Hace 21 años, Fito Páez pegó un hitazo con Solo los chicos. Hoy, Simeone buscará meter el suyo en los charts: Cholo los chicos. Dándole prioridad plena a la Sudamericana, más precisamente, al partido de vuelta ante Cienciano en los 3.400 metros de altura de Cusco, le otorgó descanso a diez de los 11 titulares que vencieron 3-0 a los peruanos en la ida. Así, le abrió la puerta a caras nuevas y otras algo relegadas para la visita a Victoria por el Apertura. Habrá refuerzos que debutarán (Civelli, titular, tal vez el nigeriano Orode) y muchos pibes, de los que harán su presentación absoluta y de los que intentarán recoger más experiencia con la responsabilidad de hacer sumar a San Lorenzo en su cruzada por mantener esperanzas de pelea por el título y, sobre todo, en la carrera por un lugar en la Libertadores 2010. Anoche, los jóvenes corrían serio riesgo de ser rapados. "Solo los chicos y yo", se juega el Cholo, como reza la canción.

Según lo plantado en el ejercicio táctico, apenas Migliore sostendrá la acción. Después, José Luis Palomino, central zurdo, 19 años, oriundo de San Miguel de Tucumán, acompañará a Civelli y engrosará la cifra de pibes que tocaron Primera con Simeone (hasta hoy son cinco: Axel Juárez, Sebi González, Nahuel De Vico, Gonzalo Bazán y Gonzalo Rovira, figura copera). En la conducción del equipo también habrá un debut. Entre Santiago Prim (clase 90, de Campana, al Cholo le gusta mucho su pegada, tanto que en las prácticas lo utiliza como ejecutor) y Maximiliano Mallemaci (volante zurdo, de Capital, apodado Semilla, categoría 89) estará el timón según lo propuesto ayer. Ventaja Prim. Orode va por tercera vez al banco. Hasta los relevos rebosarán de pibes. "Guglielminpietro está trabajando muy bien con los chicos en la Tercera. Es nuestra conexión con ellos. Cada vez que necesitamos de alguno, está preparado", dijo el coach. No tan Cholo...

Comentá la nota