Los choferes seguirán cortando el boleto estudiantil.

Luego de la advertencia de la U.T.A de terminar con el manejo de dinero arriba de las unidades, dieron un nuevo plazo al Ejecutivo hasta el 31 de marzo, para que avancen en propuestas alternativas al corte del boleto primario de guardapolvo blanco. Analizan permitir la publicidad en los colectivos o una suba de alrededor de cuatro centavos para que los estudiantes no paguen.
La Unión Tranviaria Automotor (U.T.A) flexibilizó su postura y decidió continuar con el corte del boleto estudiantil primario de guardapolvo blanco. Así lo manifestó el gremio ayer por la tarde en una reunión en el Palacio comunal, de la cual también participaron empresarios del transporte, funcionarios del Ejecutivo y el Concejal Hugo Cejas.

El 31 de marzo es el nuevo plazo que otorgó la U.T.A para que el Municipio avance con alternativas diferentes y evitar de esta manera el corte de boleto estudiantil.

Según explico el secretario de Tránsito y Transporte, Alejandro Valdés, en diálogo con ANB, se están trabajando dos propuestas. Una opción es la elaboración de un proyecto de ordenanza que permita la publicidad en los colectivos y en las tarjetas magnéticas. La pauta publicitaria sería destinada a la tarifa, sin ser una rentabilidad empresaria, y los escolares no abonarían el boleto.

Por otro lado, Valdés no descartó la posibilidad de un aumento en la tarifa mínima. En este caso la variación podría ser de “cuatro centavos”, y no de veinte como había trascendido en los últimos días.

El funcionario explicó que el servicio se autosubsidia, “los pasajeros de viajes cortos subsidian a aquellos que realizan viajes largos”, indicó. Subiendo unos centavos la tarifa, Valdés argumentó que “se podría ver la posibilidad de subsidiar al escolar”.

Durante el encuentro, las partes acordaron trabajar en conjunto en un cronograma para avanzar en algunas de las propuestas. El concejal Hugo Cejas trabajaría junto al ejecutivo en el proyecto de ordenanza que, según Valdés sería positivo “que salga por consenso”. Además, el Municipio continuara con el seguimiento de la implementación del boleto electrónico, consensuará con las empresas un método de calculo de la tarifa, y estudiará las ordenanzas vigentes para unificarlas, con el objetivo de ver cuales están vigentes y cuáles no.

Comentá la nota