Choferes de micros pararon más de dos horas.

Sorpresivamente los conductores de colectivos de tres empresas locales que tienen recorrido en el ámbito departamental y fuera del mismo, realizaron un paro hasta tanto las empresas no hiciera efectivo el resto de un dinero adeudado a los trabajadores del volante.
El cese de actividades se produjo alrededor de las 8.15 de ayer, cuando los choferes de las unidades de las empresas Pérez, Buttini e Iselín (las dos primeras lo hicieron por menos tiempo) fueron estacionadas en distintas paradas de la ciudad, especialmente en las ubicadas en avenida Hipólito Yrigoyen y Comandante Salas, e Hipólito Yrigoyen y Almafuerte.

A medida que pasaban los minutos el público que esperaba la reanudación de los servicios comenzó a aglutinarse en éstas y demás paradas, mientras los dirigentes gremiales del Sindicato de Personal de Micros y Ómnibus (SIPEMOM) se reunían con sus afiliados.

El secretario general del sindicato, Roberto Segura, manifestó a nuestro diario que "estaremos de paro hasta que las empresas hagan efectivo el pago de 240 pesos que nos adeudan, que es un monto no remunerativo que deben pagar hasta el mes de septiembre los empresarios. Hemos hablado con la patronal sobre este problema y han hecho caso omiso a nuestro pedido, y hasta han amenazado considerar ilegal esta huelga, y que por lo tanto corre peligro la estabilidad de los trabajadores".

Alrededor de las 10.30 horas, la empresa Iselín hizo efectivo el pago de la deuda reclamada, antes lo habían hecho las otras empresas, por lo que cerca de las 11 los servicios se habían normalizado.

Comentá la nota