Los choferes del Grupo 2 amenazaron con tomar medidas de fuerza.

En asamblea decidieron que el jueves irán a la Subsecretaría de Trabajo para declararse en estado de asamblea permanente y movilización en repudio a la posible reprivatización del servicio.
Los choferes del Grupo 2 amenazaron hoy con tomar medidas de fuerza en los próximos días en repudio a la posible reprivatización de esa línea de transporte que actualmente está en manos del Estado Provincial.

Aún no se decidieron a parar pero una posibilidad es que adopten la misma modalidad de protesta que encararon los choferes de trole en marzo: asambleas programadas dos veces al día con la consecuente interrupción del servicio.

En la asamblea que celebaron esta noche en la sede del Grupo 2, en Rodeo de la Cruz, acordaron presentarse mañana en la Subsecretaría de Trabajo para declararse en estado de asamblea permanente y movilización.

También decidieron que el viernes a las 10 se presentarán en la Legislatura junto a miembros de ATE para dialogar con el ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, y plantearle sus inquietudes.

Los choferes temen perder puestos de trabajo si la empresa pasa a manos privadas, situación que el Gobierno desestima.

Los trabajadores evalúan sumar a los choferes de trole al reclamo ya que pertenecen a la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza.

Algunos representantes de los asalariados indicaron que están enojados con el gremio al que están afiliados, Sipemon ( Sindicato del Personal de Micros y Ómnibus), que está a favor de la reprivatización de la empresa.

Ante esto, adelantaron que evalúan asociarse a ATE para encarar el plan de lucha con su apoyo.

La postura de Sipemon

El secretario general del gremio que nuclea a los choferes de micros, Rodolfo Calcagni, dialogó con diariouno.com.ar y aseguró que no fue consultado "ni me llamó nadie" para acercar su postura a la asamblea de los choferes del Grupo 2.

Calcagni justificó la medida porque "yo represento a los choferes de colectivos que trabajan para el sector privado, aunque si me hubieran llamado yo hubiera ido", indicó. Sin embargo, el desaire puede tener sus razones en las declaraciones que viene manifestando Calcagni desde hace días con respecto a su postura de repirvatizar la empresa, lo que ha ocasionado la irritación de los trabajadores.

"Una empresa de transporte normal en el mundo tiene a razón de 3.3 choferes por unidad, mientras que la línea 2 tiene casi 9 por micro", aseveró el gremialista, y apuntó a la desidia en el manejo de la empresa por parte del Estado: "A mí no me molesta que la siga manteniendo el Estado, lo que me molesta es que todos paguemos las ineficiencias en el manejo".

"Lo ideal sería que el Estado dirigiera bien la línea pero esto es así. Que se reprivatice o que el Estado me demuestre lo contrario. En su momento yo advertí esto y me querían meter preso, ahora me dan la razón. Deberían venderla así como está porque tampoco podemos dejar que compren unidades nuevas y las peguemos entre todos para que después se las regalen a una empresa privada", concluyó Calcagni.

Comentá la nota