Chocolate por la Noticia

“Aquí está uno de los pasos para atrás que se dan a nivel nacional en la candidatura del Alberto, por problemas de política local”, celebraba un dirigente de la Ciudad en uno de los bunker opositores en pleno centro de la Ciudad la semana que pasó. Pues, si bien en general se cree que el paro docente no alcanzará para preocupar al Gobierno, el hecho de salir en la lista de las Provincias con conflicto con los maestro en todos los medios nacionales- que ya sabemos como amplifican- pareciera un costo demasiado alto a pagar por la administración provincial. Mas aun cuando se concluye que los primeros que no querían el paro, eran los propio dirigentes gremiales del sector.
Resulta incomprensible la metodología de la Ministra de Educación Silvia Rodríguez, de profundizar, con la nota enviada a los Gremios, en un conflicto que ya vemos a nadie le conviene. Hacienda y Educación de la Provincia, con un apuro que nadie tenía, comunicó a las dirigencias gremiales que no existen previsiones presupuestarias en todo 2009 para un aumento de los sueldos docentes. Una mojada de oreja, se podría decir, para los gremialistas a quienes a principio de año se los anoticia de algo que ya saben, pero que dicho en la oportunidad que se dijo, tiene el final que observamos y ya mal, dispone las fichas para lo que todo el resto del año.

Los maestros, en términos generales, reproducen los reclamos de todos los años: el doble cargo por el que el gobierno paga uno, la normalización de los organismos que integran los representantes docentes, designaciones y otras exigencias, ninguna nueva, a la que se suma el ya sabido reclamo de aumento salarial. Nada de esto es nuevo, ni encuentra una respuesta distinta a la que viene teniendo desde el lado del Gobierno provincial.

La estrategia de no recibir a las dirigencia gremiales por parte del Ministerio de Educación de la Provincia, no puede mostrar mas que un sesgo de debilidad por parte de los funcionarios, quienes no atinan a calmar las aguas de la protesta mas que con la amenaza del descuento de los días no trabajados. Aunque, es cierto, parece haber sentado doctrina en las filas docentes, tanto que uno de los gremios, que hasta hace muy poco aparecía como el mas combativo, reconoció públicamente que los maestros afiliados a esa organización, habían expuesto como principal argumento para no declarar la medida, esto, que le descuentan el día si acatan el llamado a la huelga.

De la misma manera, incomprensible, los funcionarios pidieron la tribuna del diario del Gobernador para proclamar que el conflicto con los docentes privados “es un problema de los Colegios, que son la patronal de esos docentes...” y que el Gobierno “no tiene nada que ver”. Les faltó agregar “por algo será… que paran…”, para completarla.

El desentendimiento del Gobierno por la situación de la Educación Estatal de Gestión Privada, en términos de responsabilidad estatal, no puede más que alarmar. Los Colegios privados están sufriendo una de las crisis mayores que recuerden. La presión que el sector recibe por parte de la comunidad que los puede elegir, todavía, para educar a sus hijos, es solo comparable con la despreocupación que muestra el Gobierno con la problemática. Y la definición de los funcionarios que el paro es un problema “solo” de los colegios, no hace mas que confirmar cual es la concepción del Gobierno sobre el tema. Reducir la posición estatal a la discusión de los aportes que las escuelas privadas confesionales reciben, establece una desigualdad de trato muy cercana a la discriminación. Se pudo saber, por ejemplo, que una Iglesia Evangélica de la Ciudad tanto como otros institutos privados, esperan ser recibidos por el Gobernador Rodríguez Saa en un intento de saltear las vallas de insensatez que los funcionarios levantan a diario.

Y para mas, el Gobierno se encargo de difundir profusamente que la Asociación de Docentes Estatales ( ASDE) - el gremio que no fue al paro - anunció la decisión en una conferencia de prensa en San Luis con dirigentes docentes de Villa Mercedes y con los diputados del “Frente Juntos por San Luis”, sentados, para la foto, unos al lado de los otros.

Los diputados esperan, eso parece, que en un año electoral el Gobernador les conceda el otorgamiento de un aumento salarial para toda la administración publica, incluidos los docentes. Cuestión que no parece estar en los planes oficiales. Salvo, claro está, que la presión de la protesta docente aumente, cosa que no pareciera que pueda suceder, o haya gato escondido. Y, por supuesto, ya tenemos bien aprendido que en la política de San Luis, a veces, las cosas no son lo que parecen.

Comentá la nota