Chocan policías y opositores en las calles de Teherán

Reprimieron con palos y gases lacrimógenos a manifestantes reformistas
TEHERAN.? La policía antidisturbios de Irán, armada con palos y gases lacrimógenos, se enfrentó ayer en Teherán con opositores que aprovecharon una ceremonia religiosa de luto para intentar revivir las protestas contra el gobierno de la república islámica.

La página opositora Jaras precisó que las fuerzas de seguridad dispararon tiros al aire y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, y también atacaron un edificio que alberga a la agencia de noticias iraní ISNA, donde algunos opositores habían buscado refugio.

Un testigo declaró que por lo menos dos personas resultaron heridas durante los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en el interior del edificio.

Otro residente de Teherán dijo más tarde que unos seguidores del líder opositor Mir Hossein Moussavi, que cantaban "Muerte al dictador", se enfrentaron con la policía cerca de una mezquita, en el norte de la ciudad, donde el ex presidente reformista Mohammad Khatami debía pronunciar un discurso.

"Están persiguiendo a la gente, golpeándola y tratando de dispersarla, pero incluso los iraníes comunes están deteniendo sus automóviles y gritando «Ya Hossein, Mir Hossein»", narró el testigo.

El sitio web reformista Parlemannews reportó que decenas de seguidores de la línea dura interrumpieron el discurso de Khatami al atacar el lugar de encuentro, ubicado en un recinto donde vivía el fallecido ayatollah Ruhollah Khomeini.

El brote de enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y la oposición durante un gran ritual de dos días de luto religioso para los chiitas, destaca la creciente tensión en Irán, seis meses después de que una polémica y disputada elección provocara un caos en el país petrolero.

El reporte de Jaras no pudo ser confirmado de manera independiente, debido a que los medios extranjeros tienen prohibido cubrir las protestas. La agencia oficial de noticias IRNA informó que el grupo de "alborotadores" en el centro de Teherán se componía sólo de 150 personas que querían interrumpir las ceremonias religiosas.

A pesar de decenas de arrestos y estrictas medidas de seguridad, siguen produciéndose manifestaciones opositoras desde que se conoció el resultado de la elección presidencial de junio, que, según la oposición, fue fraguada para asegurar la reelección del presidente de línea dura Mahmoud Ahmadinejad.

Irán celebra los primeros diez días del mes islámico de Moharram, época en que se realizan rituales de duelo por un importante santo chiita. Este período termina hoy con la festividad de Ashura, que coincidirá este año con el séptimo día desde que murió un importante clérigo disidente, el gran ayatollah Hossein Ali Montazeri. Es probable que haya ceremonias de conmemoración y también nuevas protestas opositoras.

Comentá la nota