En Chivilcoy se instalarán dos radares fijos

Nueva ley en la provincia de Buenos Aires

El gobierno de la provincia de Buenos Aires ya estableció la ubicación de los primeros 77 radares de control de velocidad que se instalarán en las rutas y caminos bonaerenses y que se complementarán con otros 40 cinemómetros móviles.

En el mapa publicado por la Jefatura de Gabinete y Gobierno bonaerense se encuentran señalados dos radares fijo a colocar en el partido de Chivilcoy sobre ruta 30, y que aparentemente serían incluidos en esta primera etapa. Asimismo, en las rutas que van hacia la costa, como la 2 y la 11, en los tramos que van desde La Plata hasta los distintos destinos de la Costa Atlántica, habrá funcionando unos 21 radares fijos que fiscalizarán que los automovilistas no excedan los límites de velocidad, que van desde los 40 hasta los 120 kilómetros por hora. Según se informó, el destino de los radares fue definido por una comisión de expertos integrada por diferentes organismos como la Dirección de Transporte, la Policía de Seguridad Vial y el Registro Unico de Infractores de Tránsito. Los aparatos estarán ubicados en los denominados 'puntos negros', es decir, en los sitios donde mayor cantidad de accidentes se registraron durante los últimos años. Pero no sólo se controlarán los caminos a la Costa. Sobre las rutas 74, 6, 200, 28, 41, 30, 51, 29, 65, 46, 86, 85, 63, 60, 36 y 210 también habrá aparatos de control vehicular. La ley que autoriza el retorno de este tipo de controles a las rutas dispone el uso de cinemómetros y otros equipos o sistemas automáticos, semiautomáticos o manuales, fijos o móviles para el control de velocidad y otras infracciones. Los radares cuentan con un sistema que impide la alteración manual de la información. Toda infracción que se detecte en la vía pública, a excepción de la obtenida mediante la utilización de cinemómetros fijos automáticos, deberá ser notificada o puesta en conocimiento del infractor a una distancia no superior a diez kilómetros de ocurrido el hecho, siempre que las circunstancias así lo permitan. El sistema también estipula una señalización para los radares que consta de un cartel que exhiba la velocidad máxima permitida a unos 300 metros, otra indicación a 150 y una chapa amarilla con la leyenda 'Fiscalización de Control de Velocidad' en el lugar exacto donde se ubique el cinemómetro. Las multas se determinarán en unidades fijas denominadas U.F., que equivaldrán al menor precio de venta al público de un litro de nafta especial. Según surge de la reglamentación de la norma, partirán de un mínimo de 50 UF hasta un máximo de 5 mil UF.

Comentá la nota